¿Existen algoritmos cuánticos que podrían codificar la vida misma? Un grupo de científicos está buscando la respuesta.

Crean vida artificial cuántica con una supercomputadora IBM

(Pixabay)

Un hecho sin precedentes está conmocionando a la comunidad científica. Un grupo de investigadores de la Universidad del País Vasco consiguió crear vida artificial cuántica con ayuda de una supercomputadora IBM. ¿Qué significa esto?

Los investigadores querían replicar algunos efectos de la biología con ayuda de una computadora cuántica, entonces utilizaron un algoritmo cuántico de reciente creación para codificar comportamientos relacionados con la autorreplicación, mutación, interacción entre individuos y la muerte. En otras palabras, la computadora recreó un entorno “vivo” con características similares a las de nuestra realidad.

Puedes decir que es como los Sims, y déjame decirte que no estás tan errado, a excepción de que estamos hablando de ciencia, física cuántica y una supercomputadora. Como explican los investigadores en el artículo publicado por la revista Nature:

“El objetivo del modelo propuesto es reproducir los procesos característicos de la evolución darwiniana, adaptados al lenguaje de los algoritmos cuánticos y la computación cuántica”.

Los individuos creados por la computadora cuántica lograron interactuar entre sí y consiguieron crear a un tercer individuo que también logró imitar el mismo comportamiento. Después de un corto periodo, la acción logró repetirse más de 24,000 veces. Es más parecido al microuniverso que crea Lisa Simpson.

¿Cuál es el propósito del experimento?

La creación de vida artificial cuántica podría ayudar a explicar si el origen de la vida puede comprenderse a través de la mecánica cuántica. La mecánica cuántica describe el universo en términos de interacciones entre partículas subatómicas.

Para conseguirlo, los investigadores de la Universidad del País Vasco utilizaron la computadora cuántica IBM QX4 y codificaron unidades de vida cuántica formadas por dos qubits (los bloques de construcción básicos de la física cuántica): uno para representar el genotipo (el código genético pasado entre generaciones) y otro para representar el fenotipo (el manifestación exterior de ese código o del cuerpo). No es como que tú decidas que hace tu Sim.

Las unidades fueron programadas para reproducirse, mutar, evolucionar y morir, tal como lo haría cualquier ser vivo real. Pero la diferencia es que se introdujeron cambios aleatorios mediante rotaciones del estado cuántico para simular la mutación, por ejemplo. Y, la buena noticia es que los cálculos cuánticos reales coincidieron con los modelos teóricos que el equipo había ideado en 2015.

De acuerdo con los científicos:

“Lo que probamos aquí es que los sistemas cuánticos microscópicos pueden codificar de manera eficiente las características cuánticas y los comportamientos biológicos, generalmente asociados con los sistemas vivos y la selección natural”.

Todavía estamos muy lejos de develar el misterio del origen de la vida y toda la caterva de preguntas que los humanos tenemos escondidas sobre nuestra relación con el universo, pero este experimento representa los primeros pasos para la creación de una computación cuántica real.

fuente Nature

temas