Einstein y Mercurio ayudaron a descubrir un secreto de nuestra estrella.

El Dr. Antonio Genova, investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), publicó una investigación en la revista Nature, en donde señala que a partir del Principio de Equivalencia de Einstein pudo confirmar que el Sol está perdiendo masa.

De acuerdo con Albert Einstein, el Principio de Equivalencia (parte de la Teoría de la Relatividad General) dice que “un sistema inmerso en un campo gravitatorio es puntualmente indistinguible de un sistema de referencia no inercial acelerado”. ​Es decir, si nosotros subimos de piso sobre un elevador podremos sentir que la gravedad nos está empujando, pero en realidad solamente estamos sobre un objeto que está acelerando.

Este principio fue utilizado por Albert Einstein para intuir que la trayectoria de las partículas en caída libre en el seno de un campo gravitatorio depende únicamente de la estructura métrica de su entorno inmediato. La idea anterior, le sirvió a Einstein para explicar más a fondo su Teoría de la Relatividad General, afirmando que la gravedad es una manifestación de la deformación del espacio-tiempo, capaz de romper las leyes del movimiento.

Genova se dispuso a demostrar el Principio de equivalencia usando a Mercurio, el planeta más cercano al Sol y por tanto el que se ve más afectado por la gravedad de la estrella del Sistema Solar. A lo largo de 7 años de trabajo se registró la órbita de Mercurio con ayuda de la sonda Messenger (que se estrelló en el plantea antes de terminar su tarea), con lo que se lograron detectar diferencias entre las predicciones teóricas de la gravedad del Sol y la que realmente midió Messenger.

Los especialistas también determinaron  que la gravedad del Sol ha cambiado con el paso del tiempo, demostrando que nuestra estrella ha perdido masa y con eso ha afectado a las órbitas de los planetas. Justo por lo anterior, se descubrió que la gravedad que el Sol ejerce sobre Mercurio ha disminuido –eso sí, de manera minúscula– con el paso de los años.

La investigación de Genova ya es considerada la “primera observaciones experimentales de la pérdida de masa solar”, pero es importante para determinar los cambios de gravedad en los planetas. El estudio incluso señala que la órbita de la Tierra se ensancha en poco menos de 2.5 centímetros al año.

El trabajo, además de comprobar la pérdida de masa, ha establecido que la teoría de Einstein iba por buen camino. Aunque todavía no existen suficientes pruebas para determinar si es cierta o no.

fuente Nature

temas