Érika López, Ciencia UNAM

Este año se planea terminar la tercera versión del satélite SATEDU, un proyecto que pretende ser punta de lanza para que los futuros investigadores comiencen su formación en este tipo de tecnología.

Del tamaño de un contenedor de discos compactos, SATEDU promete ser una herramienta básica para la formación de los estudiantes de ingeniería en computación, electrónica, mecatrónica, telecomunicaciones y mecánica; y de posgrados en Ingeniería, específicamente en las áreas de electrónica, telecomunicaciones e instrumentación. Además, lo atractivo y accesible del proyecto lo hace perfecto para estimular los jóvenes cerebros científicos.

La historia de SATEDU es larga y exitosa. Las primeras dos versiones del satélite, terminadas en 2008 y 2010 respectivamente, han participado en numerosos encuentros internacionales. Entre otras cosas, los desarrolladores fueron invitados a eventos satelitales en Japón y a diversos simposiums de la ONU. No sólo eso, su desarrollo atrajo la atención de diversas universidades europeas que actualmente colaboran con el proyecto, como la Universidad de Surrey (Reino Unido), Telecom, París (Francia), Universidad de Vigo (España) y la Universidad de Aalborg (Dinamarca). El desarrollo no costó más de 100 mil pesos y fue apoyado por CONACyT.

Satedu/UNAM
Satedu/UNAM

Un satélite de la naturaleza de SATEDU pone al alcance de los estudiantes mexicanos todo un mundo de posibilidades en lo que se refiere a la exploración espacial. Su construcción no sólo pretende estimular la industria satelital en nuestro país, también se convertirá en un paso importante para el desarrollo de la exploración espacial mexicana.

Básicamente, SATEDU cuenta con todos los sistemas de una satélite comercial, como potencia eléctrica, computadora de vuelo, comunicaciones inalámbricas, sensores de plataforma satelital, estabilización por rueda inercial, y sensores de navegación inercial; pero una versión mucho más compacta e inteligente. El software diseñado ex professo se conecta con la centra en tierra a través de una computadora personal que construye una representación 3D en tiempo real. De manera que tanto investigadores como alumnos pueden entender fácilmente los procesos y los movimientos que lleva a cabo en la órbita terrestre.

Satedu/UNAM
Satedu/UNAM

Las ventajas de SATEDU pueden ser enormes a corto y mediano plazo. No hay nada como la experiencia de trabajar con un satélite real para los estudiantes, además de que su diseño puede ser un empujón más que necesario para la industria aeroespacial.

vía Ciencia UNAM

fuente SATEDU

temas