La Agencia Espacial Rusa envió suministros a los astronautas que se encuentran en la Estación Espacial Internacional.

El fin de semana pasado SpaceX, la compañía espacial de Elon Musk subcontratada por la NASA, sufrió un duro revés, debido a que una de sus naves Dragon que se dirigía a la ISS (Estación Espacial Internacional, por sus siglas en inglés), no pudo cumplir su cometido debido a una falla en uno de sus cohetes Falcon 9, lo que provocó que todo el cargamento que llevaba a bordo, incluyendo unos Hololens facilitados por Microsoft, quedara completamente destruido.

Hoy en la madrugada Roscosmos, la Agencia Espacial Rusa, por fin pudo lanzar al Progress 60, su propio carguero espacial, que partió sin contratiempo del cosmódromo de Baikonur en Kazajstán, con destino a la ISS. El cargamento de la nave rusa incluye 2.7 toneladas de alimentos, combustible y suministros para la tripulación.

De acuerdo con los rusos, Progress 60 sólo tardó 10 minutos en llegar a la órbita preliminar de su destino, tiempo en el que también logró desplegar sus paneles solares y antenas de navegación.

En abril Roscosmos ya había intentado enviar una anterior carga espacial a la ISS, pero la nave sufrió un problema que impidió el lanzamiento. Rusia y Estados Unidos siguen manteniendo una relación tensa con respecto a la ISS, sobre todo después de que la NASA anunció que no renovaría su contrato con Roscosmos para lanzamientos orbitales y le daría preferencia a compañías privadas, como SpaceX.

fuente NASA

temas