Por qué el alcohol está prohibido en la Estación Espacial Internacional

El cosmonauta Aleksandr Samokutiáyev explicó por qué los astronautas no se pueden tomar ni una copita de vino.

Cualquier producto que contenga alcohol está estrictamente prohibido en la Estación Espacial Internacional y no es solamente por razones beodas. El cosmonauta ruso y diputado de la Cámara Baja del Parlamento, Aleksandr Samokutiáyev, explicó al diario Sputnik por qué el alcohol es peligroso en el espacio.

Aleksandr Samokutiáyev, cosmonauta desde 2003, sirvió como ingeniero en misiones de larga duración como la Expedición 27 y la Expedición 28, que fueron las número 27 y 28 de larga duración en la Estación Espacial Internacional. También fue comandante de la Soyuz TMA-21, que llevó a su tripulación en esas misiones hasta la Estación desde el cosmódromo de Baikonur.

De acuerdo con Samokutiáyev, las razones van más allá de las características inflamables del alcohol. Los vapores de estas sustancias pueden provocar fallas en el sistema de purificación de aire de la Estación. Así lo señaló el cosmonauta:

“Todo lo que contiene alcohol es detectado inmediatamente por los analizadores de gas. La Tierra lo ve enseguida. Incluso si se abre un frasco, el olor se desprende y los sensores informan inmediatamente en modo telemétrico a la Tierra de que hay alcohol a bordo. Y los sistemas de purificación del aire se apagan instantáneamente. Simplemente dejan de funcionar cuando aparecen los vapores de alcohol”.

La posibilidad de que los astronautas pudieran tomarse una copa de vino de vez en cuando no es una idea totalmente descabellada que se haya descartado inmediatamente. Samokutiáyev recuerda que en algún momento se contempló que los astronautas bebieran vino para combatir el efecto de la exposición a la radiación, pero esto no prosperó porque “hay un tabú total a bordo”, dijo.