¿Por qué dan tics?

Existen dos tipos de tics: los motores, que afectan a nuestro cuerpo y los vocales, que afectan nuestra boca y nuestra voz

Los tics son esos movimientos involuntarios y molestos que casi siempre tenemos en los párpados. Son esas agitaciones violentas y constantes que nos hacen pensar que nuestra cabeza cobrará vida de un momento a otro y se desprenderá de nuestro cuerpo. Pero  no son tan graves después de todo, y hay varias razones por las que dan.

La principal de ellas es encontrarse en una situación estresante. Estar parado en el tráfico, antes de una presentación importante, o prepararse para una entrevista de trabajo pueden detonar el baile de nuestros párpados. Y no solo de esa parte del cuerpo, pues los tics también pueden afectar brazos, piernas, cuello y un largo etcétera.

Los tics causados por el estrés son más comunes en niños de 6 a 10 años, aunque también pueden afectar a los adultos. En este caso también pueden estar asociados a ligeros trastornos obsesivo-compulsivos, o simplemente a la fatiga causada por la falta de sueño. Por lo general desaparecen una vez que el estrés se disipa, y no representan ningún riesgo para la salud.

(Imagen: Nickelodeon)

Se cree  también que puede haber motivos neurológicos por los que nuestros miembros contraen tics. Esto significa que algunas sustancias liberadas por nuestro cerebro durante situaciones de alto estrés podrían tener algo que ver. De hecho cuando nos ponemos nerviosos liberamos cierta cantidad de dopamina, que en exceso podría contribuir a la aparición de tics.

Otras razones por las que te podría asaltar un tic están asociadas con la ingesta de sustancias estimulantes (como la cafeína o la nicotina). Dejar de consumirlas debería reducir lo movimientos involuntarios de tu cuerpo.

Uno de los aspectos más interesantes de los tics es que no siempre se presentan en forma de agitaciones corporales (también llamados tic motores). También existen los llamados tics vocales, que pueden ser desde palabras pronunciadas en voz alta hasta carraspeos o tos. Tienen características muy similares a los que agitan nuestros miembros: son repetitivos, involuntarios, y por lo general pasajeros.En algunos casos los tics pueden aumentar de intensidad y frecuencia. Es entonces cuando podría tratarse de la enfermedad de Tourette. Este trastorno descrito por primera vez por un médico francés (Gilles de la Tourette) se caracteriza por combinar los tics motores y vocales y presentarlos de una forma mucho más intensa que la regular. En la actualidad hay tratamientos para controlarla que van desde el uso de medicamentos hasta intervenciones quirúrgicas. Solo si los tics persisten durante más de un año y si aumentan de intensidad con el tiempo podría tratarse de la enfermedad de Tourette.