Los científicos creen que esta es una evidencia que afirma más la teoría de la evolución de Darwin.

La revista Proceedings of the Nacional Academy of Sciences ha dado a conocer en su portal en línea, que un equipo conformado por elementos de diferentes organizaciones y universidades de todo el mundo, ha dado con el descubrimiento de un ejemplar único hasta este momento; se trata de un microorganismo que, según el análisis, no ha evolucionado en aproximadamente 2,000 millones de años.

La bacteria de sulfato fue extraída de rocas que se encuentran en las costas del lado occidental de Australia y coincide con otros microorganismos que fueron encontrados en una región cercana y que tienen 2,300 millones de años. Este tipo de microorganismos son imposibles de percibir por el ojo humano, por lo que los científicos se apoyaron de diferentes tecnologías que permiten el análisis de la composición química del suelo y las rocas.

Microorganismos que han permanecido intactos bajo el mar, por miles de millones de años
Microorganismos que han permanecido intactos bajo el mar, por miles de millones de años

Los investigadores afirman que este descubrimiento reafirma aún más la teoría de la evolución propuesta por Charles Darwin, “parece inaudito que una forma de vida no haya evolucionado en más de 2,000 millones de años, eso se traduciría a la mitad de la historia en la Tierra. Dado a que la evolución es comprobable, este caso debe traer una explicación consigo”, explica William Schopf, autor principal de la investigación y profesor de ciencias en la Universidad de California en Los Ángeles. La regla biológica dicta que ningún cuerpo evolucionará, a menos que su ambiente físico o biológico cambie, de esta forma tendría que adaptarse a su entorno:

“Pero estos microorganismos, están perfectamente adaptados al entorno estable que les rodea; si el entorno no hubiese cambiado, pero el microorganismo hubiese evolucionado de todas maneras, entonces Darwin estaría equivocado”, afirma Schoft.

La investigación de Schopf está siendo financiada por el Instituto de Astrobiología de la NASA y cuenta con elementos tanto de la Universidad de California, como de la Universidad de Wisconsin, el Laboratorio de Propulsión Jet de la NASA, la Universidad de Concepción en Chile y la Universidad Australiana del Nuevo Gales del Sur.

vía UCLA (News)

fuente PNAS

temas