Un ingeniero en computación decidió desenmascarar a dos revistas científicas que publican artículos a cambio de dinero.

Alex Smolyanitsky, un ingeniero en computación con varios artículos científicos publicados, realizó un experimento para mostrar que por lo menos un par de supuestas revistas científicas no cumplen con el protocolo de revisión que afirman seguir antes de editar un artículo.

El ingeniero mandó el ensayo de dos cuartillas titulado Fuzzy, Homogeneous Configurations, el cual redactó con ayuda de SCIgen, un programa en línea que sirve para generar sentencias sin sentido que tengan un tono científico. El escrito llegó a las revistas Journal of Computational Intelligence and Electronic Systems y Aperito Journal of NanoScience Technology, que aceptaron publicarlo a cambio de unos cuantos cientos de dólares, sin que los editores de las publicaciones —supuestamente con el grado de doctores— le echaran primero un ojo al texto, el cual no fue corregido en ninguna de sus absurdas sentencias.

ednalisakim

Por si fuera poco, el artículo era firmado como una supuesta colaboración de Maggie Simpson, Edna Krabappel, y Kim Jong Fun (una burla al dictador coreano Kim Jong Un), estudiantes de la inexistente Universidad de Belford. Smolyanitsky incluso mostró en en la red una felicitación enviada por una de las revistas en la que se congratulan de aceptar el espléndido ensayo. La idea de esta travesura se le ocurrió al ingeniero después de que recibió en su bandeja de entrada de correo electrónico varios mails de las revistas incitándolo a mandar artículos que publicarían a cambio de 459 dólares.

“Quería demostrar la manera fraudulenta en que se conducen estas publicaciones. Lo único que lamento es que no puse como co-autor del ensayo a Rafa Gorgori”, declaró Smolyanitsky.

De acuerdo con el ingeniero, una de las revistas aceptó de inmediato su ensayo, mientras que la otra demoró un mes antes de aprobarlo para fingir que seguía un protocolo serio. Está no es la primera vez que se demuestra que muchas de las supuestas revistas científicas que pululan en la red son solamente negocios que buscan aprovecharse de la inquietud de jóvenes investigadores por publicar y obtener puntos que les sirvan para obtener una cátedra o una beca. Si quieres leer el absurdo artículo científico puedes hacerlo desde este enlace.

La verdad, esto sólo demuestra que los responsables de las dos revistas desenmascaradas no son muy duchos, porque cualquiera sabe que Edna “Clavados” Krabappel está muerta (Turum pss).

vía Vox

fuente Aperito

temas