Esta supernova fue identificada por primera vez por el gran astrónomo danés Tycho Brahe, en 1572. Para explicarla en pocas palabras, se trata de la explosión detenida de una estrella.

Cuando una estrella explota y se convierte en una supernova, la intensidad de su brillo se mantiene por semanas o meses después de la explosión. No obstante, los remanentes de la explosión se mantienen por miles de años, lo que posibilita la permanencia de estas formas espectaculares.

La razón por la que el remanente de la supernova se mantiene por tanto tiempo, según los astrónomos, es la existencia de una ola de impacto en reversa que viaja a mil veces la velocidad del sonido.

Esta supernova ha sido bautizada como Tycho, porque el astrónomo atestiguó la explosión que le dio lugar, lo cual fue un paso importantísimo para la astronomía, porque se dejó de creer que los astros del cielo permanecían constantes.

vía Wired

fuente Harvard-Smithsonian Center of Astrophysics

temas