Por fin podemos saber qué hay del otro lado de la punta.

Si hablamos de un iceberg, lo más probable es que la imagen que se nos venga a la cabeza sea la de un enorme pedazo de hielo color blanco. Pero como ya es bien sabido, lo que se ve de un iceberg es sólo una décima parte de su tamaño real, así que el resto del bloque permanece escondido bajo el agua.

Durante una expedición en la Antártida llevada a cabo en diciembre de 2014, el fotógrafo Alex Cornell consiguió capturar uno de los fenómenos más espectaculares e inusuales de los que se tenga registro: un iceberg completamente volteado. El enorme pedazo de hielo, encontrado en la región de Caleta Cierva, tenía un profundo color azul ya que al igual que el agua, los icebergs absorben las radiaciones de luz en el extremo rojo del espectro, por lo que la luz azul se refleja con mayor intensidad.

Ver un iceberg volcado es algo sumamente raro –además de peligroso–, y la falta de nieve en su superficie indica que se trataba de un evento reciente cuando se tomaron las imágenes. Si quieren ver más de las fotografías de Cornell durante su expedición, visiten su página web.

Alex-Cornell-iceberg-2

Alex-Cornell-iceberg-3

vía Neatorama

fuente Alex Cornell

temas