Un equipo de investigadores de la NASA propone enviar humanos a los cielos de Venus para acondicionar ese planeta para la vida humana.

A pesar de que actualmente Estados Unidos está dedicando muchos de sus recursos destinados a la exploración espacial al proyecto que busca enviar una misión tripulada a Marte, algunos piensan que se debería de voltear la mirada hacia otro punto de nuestro Sistema Solar. Así lo prueba la existencia de un concepto diseñado por científicos del Centro de Investigación Langley de la NASA, el cual describe un programa de exploración cuyo objetivo sería enviar misiones tripuladas a Venus, el planeta más cercano a la Tierra.

En el proyecto indica que, a pesar de que Venus es más cercano en tamaño, masa, densidad y gravedad a la Tierra que Marte, tiene el inconveniente de que está cubierto por una gruesa capa de nubes de ácido sulfúrico y una superficie exageradamente caliente con una temperatura media de unos 464 ºC. Además su atmósfera, compuesta en su mayor parte de dióxido de carbono, es 92 veces más fuerte que la de la Tierra y en ella soplan rachas de vientos huracanados.

Concepto del vehículo lleno de helio que serviría de hogar a los exploradores de Venus
Concepto del vehículo lleno de helio que serviría de hogar a los exploradores de Venus

A pesar de todos estos inconvenientes, los científicos de la NASA sostienen que ya encontraron la forma correcta de llegar a Venus, con un proyecto llamado Concepto Operacional de Gran Altitud en Venus (HAVOC, por sus siglas en inglés). La iniciativa plantea colonizar a nuestro planeta vecino mediante el uso de grandes aeronaves de 130 metros de largo llenas de helio, similares a los Zeppelin, que funcionan con paneles solares y se mantendrían a unos 50 kilómetros sobre la superficie del Venus, donde las condiciones ambientales son mucho más tranquilas, con una sola atmósfera de presión, temperatura media de 75º C y una la radiación similar a la que experimentarían en Canadá.

En un inicio el proyecto HAVOC prevé enviar una sonda robótica a la atmósfera venusina, a la que le seguiría una misión orbital tripulada que duraría 30 días en Venus. Poco a poco aumentarían las estancias y, si se dan las condiciones, dar forma a una ciudad flotante permanente. Debido a que Venus está más cerca de la Tierra, podría usarse esta idea como un antecedente del ambicioso plan para llevar una tripulación humana a Marte.

A pesar de que la iniciativa parece estar suficientemente trabajada a un nivel teórico, los científicos aún no logran descifrar cómo lidiarán con la radiación que inunda el medio interplanetario hasta antes de poder desplegar sus vehículos. Además, es poco probable que la NASA decida invertir en este proyecto cuando la mayoría de su presupuesto se dirige a Orion y la misión a Marte.

vía IEEE Spectrum

fuente NASA

temas