El gobierno chino confirmó la noticia. 

China presumió con bombo y platillo en el 2011 su programa espacial Tiangong (Palacio Celestial en chino), un proyecto que buscaba establecer una estación espacial propia, sin apoyo de otros países, al estilo de la soviética Mir. Hace 5 años se lanzó la Tiangong-1, un laboratorio espacial sofisticado completamente funcional que orbitó la Tierra desde entonces.

En los últimos meses todos los esfuerzos del programa espacial se concentraron en el Tiangong-2, el sucesor del laboratorio que debía estar listo a mediados de septiembre. El nuevo laboratorio sustituiría al Tiangong-1, que ya había cumplido con su corta vida útil.

Desde la semana pasada comenzó a rumorarse en diferentes medios que el Tiangong-1 estaba presentando enormes fallas por la falta de mantenimiento. Finalmente el gobierno chino confirmó la información, indicando que la Tiangong-1 ya está en caída libre hacia la Tierra, y remarcando que los científicos chinos ya no tiene control sobre la estación espacial.

Lo preocupante de la noticia es justo esto último. Normalmente cuando una estación espacial cae hacía la Tierra se hace de manera controlada, para evitar que las partes que no se destruyan al atravesar la atmósfera caigan en un lugar poblado, pero la caída de la Tiangong-1 no contará con ese privilegio. De acuerdo con el gobierno chino la estación espacial caerá sobre la Tierra en algún punto del último cuatrimestre del 2017, pero por el momento no pueden predecir en que punto de nuestro planeta sucederá su entrada. Los chinos desestiman el peligro señalando que su estación espacial es pequeña, al medir poco más de 10 metros de largo, por lo que es poco probable que los restos de su dispositivo superen la entrada a la atmósfera.

Mientras son peras o son manzanas, no sería mala idea que voltees al cielo de vez en cuando.

fuente Popular Mechanics