Para los que amamos la ciencia, las vacaciones no son pretexto para dejar nuestras pasiones de lado. Hay muchos lugares en México que podemos visitar para saciar nuestra sed de conocimiento y hacer de estos días una experiencia alucinante.

La idea del Turismo Científico es muy estimulante, pero aún se encuentra poco desarrollada en México. No es que no haya destinos apropiados, sino que no siempre se les da el enfoque científico que podría multiplicar sus visitas. Por eso aquí te presentamos cinco propuestas para hacer de tus intereses un destino para vacacionar; ya sea en arqueología, biología o astronomía, México cuenta con destinos apropiados y excitantes que no te decepcionarán.

1. Acuario de Veracruz

Acuario-de-Veracruz
Foto: Golo

Desde 1992, que abrió sus puertas, la visita al Acuario para los paseantes del puerto de Veracruz es todo un clásico. Con los años el Acuario ha crecido hasta consolidar una oferta sólida para los amantes de la vida natural, acuática y terrestre. Por un lado, las inmensas galerías marinas incluyen zonas especiales para delfines y tiburones (donde podrás compartir un chapuzón con ellos), un Maniatiario, una pecera arrecifal y galerías de agua salada y dulce con ejemplares de pejelagartos y medusas. Por si fuera poco, cuentan con la zona conocida como “Selva de los Tuxtlas”, en donde podrás observar reptiles como la boa constrictor y aves volando libremente como el tucán real o la guacamaya azul.

2. Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano

Telescopio-Alfonso-Serrano

México se suma a la exploración del espacio con este telescopio de primer orden colocado en el estado de Puebla. Situado en la cima del Volcán Sierra Negra (a 4,600 metros sobre el nivel del mar), este instrumento es el radiotelescopio más grande del mundo en su rango de frecuencia, pues realiza exploraciones astronómicas en longitudes de onda de 0.85 – 4mm. Construido gracias al esfuerzo binacional de México y Estados Unidos, este imponente telescopio realiza investigaciones en torno a la formación de diversos sistemas planetarios. Si te interesa conocer el Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano ponte en contacto con las autoridades correspondientes para asegurarte que cuentas con los permisos necesarios antes de llegar ahí.

3. Zona arquológica de Paquimé

Paquimé
Foto: Wikimedia Commons

En el municipio Casas Grandes, al noroeste del estado de Chihuahua se encuentra una zona arqueológica única en su tipo. Seguramente has visto las grandes pirámides, las enormes plazas y las extraordinarias construcciones de varios sitios arqueológico, pero no hay nada que se asemeje a Paquimé. Asentada en lo que se ha conocido como Oasisamérica, esta vieja ciudad comunicaba el centro y el sur de México (donde se asentaban las culturas prehispánicas más conocidas) con el sur de los Estados Unidos. Las condiciones climatológicas y los rasgos culturales del pueblo asentado aquí entre el siglo XIV y XV permitió el desarrollo de una arquitectura basada en el adobe que se levanta como un enorme y misterioso laberinto en medio del desierto. Nada para despertar con más ímpetu nuestra imaginación y mostrarnos la diversidad del México antiguo como Paquimé.

4. Pinturas rupestres en Loreto

Pinturas-rupestres-en-Loreto

Nada se compara con el estremecimiento de observar pinturas con más de 4,000 años de antigüedad. ¿Cómo es posible concebir que el mensaje de una mujer o un hombre de tiempos tan lejanos llega hasta nosotros?, ¿qué trata de decirnos? En México contamos con una amplia zona de pinturas rupestres en el municipio de Loreto, en Baja California Sur, que nos muestran algo de la vida de nuestros más lejanos antepasados. Las representaciones se encuentran en cuevas de la Sierra de San Francisco, e incluyen una enorme cantidad de figuras: humanos (hombres y mujeres), animales terrestres (borregos, venados, serpientes, liebres) y animales acuáticos (ballenas, tortugas, leones marinos, mantarrayas).

Se calcula que la zona se empezó a habitar hace 10,000 años, y las primeras pinturas se empezaron hace 4,000 (es decir, son más de mil años más antiguas que los primeros testimonios bíblicos y mil trescientos años más antiguas que los primeros asentamientos griegos). Si estás interesado en visitar estas cuevas, prepárate para un viaje largo lleno de aventuras. Tu primera parada tendrá que ser el Museo de las Pinturas Rupestres de San Ignacio, donde podrás conseguir el permiso, las rutas, las recomendaciones y las mulas que necesitas para llegar a tu destino.

5. Gran Museo del Mundo Maya

Gran-Museo-del-Mundo-Maya

No podíamos dejar de recomendar uno de las decenas de museos que tenemos en México. El Gran Museo Maya es la opción si te gusta la ciencia, pero no eres muy afecto a la aventura en espacios abiertos. Enclavado en la ciudad de Mérida, Yucatán, este museo no sólo es un monumento al recuerdo maya, sino que trata de recuperar toda una tradición que llega hasta nuestros días. En otras palabras, no se trata de ensalzar a los mayas desaparecidos, sino de mostrar una cultura viva que ha permanecido en crecimiento durante cientos de años. Las guías del museo están en español, inglés y maya; para que los visitantes de todo el mundo pero especialmente los yucatecos disfruten de la riqueza de una de las culturas más fascinantes del planeta.

temas