Varias pertenencias del fundador de Apple se vendieron en una subasta pública.

El fin de semana los fans de Steve Jobs vivieron un día de ajetreo, debido a que tuvieron que competir entre sí por ser el mejor postor en la búsqueda de hacerse de una de las auténticas “reliquias” relacionada con su ídolo que se pusieron a la venta en una subasta pública.

En concreto, se pusieron al alcance de quien estuviera dispuesto a gastar sus ahorros un reloj Seiko, un suéter de cuello de tortuga con el logo de NeXT, una tarjeta de presentación, una pluma de oro con el logo de Apple, un recibo, una etiqueta y, como uno de los más grandes “tesoros” a la venta, unas chanclas viejas y malolientes de la marca Birkenstock.

Algunos de los artículos que se subastaron
Algunos de los artículos que se subastaron

Los artículos eran parte de la colección personal de Mark Sheffield, un chef de alimentos naturistas que administró la finca en Albany de Jobs, durante la década de los ochenta. Sheffield reveló que todos los objetos fueron rescatados de los botes de basura de Jobs, quien los tiraba sin el menor sentido afectivo que podrían tener entre sus seguidores más recalcitrantes. Como era de esperarse, los objetos están bastante gastados, lo cual supuestamente demuestra que Jobs les dio un uso constante.

gates-next

El reloj Seiko, con la correa completamente gastada, era famoso por ser el que Jobs usó en la famosa fotografía en la que aparece posando con una Macintosh en 1984. El artículo alcanzó un precio de 42,500 dólares, siendo el que se vendió a un mejor precio.

reloj-seiko

Las chanclas se vendieron exactamente por 2,750 dólares, el suéter de NeXT alcanzó los 7,500 dólares, mientras que todos los otros artículos se vendieron en paquete por 16,250 dólares. ¿Les hubiera gustado oler las chanclas de Jobs?

fuente Business Insider

temas