La conveniencia de traer una silla a todos lados no es una opción muy práctica, por eso la startup suiza Noonee desarrolló la primer silla que acompaña a sus usuarios a todas partes y se activa sólo cuando es necesario.

Se trata de la “Chairless Chair” una tecnología patentada que utiliza una estructura que se acopla al cuerpo como si fuera un exoesqueleto fabricado con aluminio y fibra de carbono. Este incluye un sistema de presión activo que gracias a un chip y una batería, transfiere el peso del cuerpo hacia los pies, permitiendo que las piernas y la columna del usuario se relajen.

Los fabricantes dicen que este producto sería ideal para trabajadores de fábricas que suelen mantenerse parados durante toda la jornada, creando fatiga y hasta lesiones permanentes, aunque tampoco descartan aplicaciones más cotidianas como hacer fila o viajar en el transporte público. Keith Gunura, presidente de Noonee dijo:

“La idea viene de querer sentarme en cualquier momento y lugar, cuando trabajé a los 17 años en una fábrica de empaques en la que debía estar parado durante muchas horas y esto causa mucha tensión en los músculos inferiores. Además, a muy pocos trabajadores les conceden espacios para descansar y debido a que las sillas ocupan demasiado espacio, muchas empresas no las proporcionan. Por esto, pensé que la mejor idea era unir una silla discreta a mi cuerpo”.

Aunque el producto todavía está en etapa de prototipo, compañías como Audi y BMW han mostrado interés, con la finalidad de poder usarlo con los trabajadores de sus fábricas.

vía Fast Company

fuente Noonee

temas