Las pantallas se apagaron en el Centro de Convenciones de Las Vegas durante casi dos horas.

Foto: Intel.

¿Qué es lo peor que puede pasar en la más grande feria tecnológica del mundo? Sí, adivinaron: que las máquinas se levanten contra los humanos en una sangrienta rebelión. Ahora bien, ¿qué es la segunda peor cosa que podría pasar? Que se vaya la luz.

Y eso fue lo que sucedió en el segundo día de actividades del CES 2018, cuando un apagón dejó sin luz a una gran parte del Centro de Convenciones de Las Vegas, lugar en donde se lleva a cabo el evento.

Mientras miles de asistentes caminaban a oscuras por los pasillos sin saber qué sucedía, la cuenta oficial del CES informó que se trata de algo “aislado”: “Hubo un apagón aislado en el Centro de Convenciones de Las Vegas. Estamos trabajando duro para resolverlo y apreciamos su paciencia.”

Obviamente, Twitter se llenó con fotos y videos del apagón. Las imágenes que mostraban un paisaje desolado, con muros de pantallas negras y rostros iluminados por teléfonos como si se trataran de pequeñas fogatas.

En medio del caos, una joven se puso a tocar el violín en el booth Intel para distraer a los asistentes, como si se tratara de los músicos del Titanic.

Irónicamente, incluso las grandes compañías del evento no pudieron evitar burlarse de que lo que sucedía en el Centro de Convenciones… aunque tampoco es que tuvieran muchas otras opciones.

Luego de un par de horas, la energía eléctrica regresó a todos los pasillos del CES y las cosas volvieron a la normalidad. De acuerdo con el comunicado oficial, el apagón se debió a que “la condensación causada por una fuerte lluvia provocó un incendio en uno de los transformadores de la instalación”.

Tal vez esta sea una buena oportunidad para que Elon Musk lleve sus baterías al CES del próximo año. Sólo por si acaso.

temas