Sonos diseñó una bocina que será ideal para cualquier habitación en tu casa.

Los sistemas de sonido que Sonos ha traído a México quieren destacar por su versatilidad y la forma específica de catalogarlos. En ese sentido, la Sonos One promete ser la mejor bocina para cualquier habitación gracias a su diseño de audio y el software integrado que le permite adecuarse a diferentes situaciones.

De primera mano, el altavoz que vemos tiene un diseño similar al de otros productos similares. Es bastante pesado, casi llegando a los dos kilos, y sus colores en  negro y blanco lucen completamente inmaculados a la vista. No es, precisamente, un objeto que parezca de capacidad industrial, pero tampoco uno que sea para un público sin cuidado ni con poco interés por los sistemas de audio.

Código Espagueti

Según el fabricante, su bocina está compuesta por dos elementos, uno de frecuencias altas y otro para frecuencias medias, sin un subwoofer para reproducir las frecuencias más profundas. Además, cuenta con dos amplificadores Clase D (uno para cada altavoz) que entregan gran potencia, mientras que la fidelidad de reproducción no decae al incrementar el volumen del sonido.

Por otro lado, lo interesante de la Sonos One es, también, cómo se complementa a través de un hardware que se sirve de la aplicación misma del fabricante, así como de servicios de asistencia por voz, como Alexa de Amazon o el Google Assistant para su plataforma de hogar.

Cabe mencionar que Google Assistant no está disponible aún en México; algo que lamentamos pero que no podemos achacarle a Sonos, sino a Google.

De esta forma, ya no estamos frente a un altavoz, porque no tiene conectividad para plugs de 3.5, 6.3, RCA, XLR ni de ningún tipo. Es más, ni siquiera permite reproducción vía Bluetooth. Todo lo que esta bocina puede hacer es mediante una conexión a Internet, ya sea con cable de Ethernet o Wi-Fi.

Código Espagueti

Esto cambia absolutamente todo lo que podríamos pensar de este producto. Pasa de ser una bocina, a convertirse en un periférico de una plataforma, que en este caso es la App Sonos Controller, que es la forma en que se administran las funciones de esta bocina.

Una vez dentro de la App, se entiende la forma en que está pensada Sonos One más allá de su construcción. Aquí encontramos que todo lo que se puede reproducir es mediante sistemas de streaming de pago, como Spotify, TIDAL, Apple Music, Audible, Deezer, YouTube Music, entre muchos otros.

También existe la posibilidad de reproducir la biblioteca persona que se tenga guardada dentro del dispositivo que está instalada la App, pero los formatos que reproduce están restringidos para que reproduzca específicamente música.

De la misma forma, integra los sistemas de asistencia por voz de Amazon y Google, que permiten que el Sonos One funcione como un Alexa Echo Plus o un Google Home Max, que son la referencia inmediata en diseño y funcionalidad.

A través de estos servicios, se puede configurar Sonos One para que sea, exactamente, uno de estos objetos sin necesidad de tener un periférico exclusivo de cualquiera de las dos compañías, aunque queda un tanto limitado al no poder ofrecer las funciones completas de los mismos, pero supliendo lo esencias para Sonos, que es reproducir música de manera adecuada.

Uno de los grandes logros de su software, es la capacidad que tiene para incorporarse en el espacio físico. Mediante sus micrófonos de largo alcance define cuál es la mejor configuración para emitir el sonido y en qué volumen.

Código Espagueti

De eso se encargan ambos amplificadores de Clase D, que al tener una interfaz digital, pueden regularse de manera automática en combinación con su software. Así mismo, el Sonos One tiene sus dos elementos orientados de manera vertical, para que el sonido se emita de manera más uniforme por las habitaciones.

Esta misma construcción es lo que hace que compense sus bajos, emitidos por un parlante de medio, con la reverberación y el eco dentro de su propio cuerpo y la superficie donde rebote el sonido.

A pesar de que esta bocina no cuenta con el subwoofer, al subir la potencia y el volumen, el cuerpo sí presenta vibraciones que comprometen la reproducción. También, las frecuencias altas parecen tener dificultades en niveles altos de ruido. Son demasiado brillantes y pierden definición.

Este problema es sobre todo notorio cuando se reproduce música con mezclas de dinámicas bastante marcadas y en formatos de reproducción de alta fidelidad (que cabe aclarar que esta bocina no es apta ni recomendable para sonido en Hi-Fi).

Por un lado los medios pierden cuerpo y resaltan más ciertas frecuencias bajas (las que hacen vibrar el cuerpo) y los agudos pierden definición y se vuelven demasiado brillantes. Ambos amplificadores pueden darle una perfecta y casi infalible reproducción en niveles medios y bajos, pero no logran compensar bien las deficiencias de su cuerpo ni la falta de un subwoofer para completar el espectro de frecuencias.

En cuanto a la definición del sonido, se encuentra dentro de un rango perfectamente aceptable. Nuevamente, esto dependerá mucho de la mezcla que se esté reproduciendo (para probarlo se utilizaron como muestra, ambos en archivos sin compresión, Yu de Rosie Lowe, álbum de dinámica amplia y marcada; y “Unveiled” de Britty, un sencillo explosivo y con una dinámica plana pero potente).

Código Espagueti

Lo Bueno
  • Software novedoso para identificar espacios físicos
  • Amplificadores que responden a casi todas las exigencias
  • Diseño
  • Definición
  • Variada baraja de sistemas de reproducción de música
Lo Malo
  • No integra subwoofer
  • Colapsa en volúmenes de sonido altos
  • La app falla y depende de una conexión de Internet sumamente estable
Veredicto

Hasta el momento, los sistemas de audio de alta fidelidad y alta definición están cerrados a un mercado que sigue dependiendo de formatos físicos como vinilos y el CD, en el mejor de los casos. Con Sonos One se emprende un perfecto primer paso para que el audio de máxima calidad se integre a la tecnología que cada vez más se convierte en un ecosistema.

La posibilidad de que este altavoz de adecúe de manera independiente al espacio que integra es una de las mejores funcione que hay, por el momento, en estos productos, pues gran parte del resultado final de un gran sistema de sonido está en cómo responde a las condiciones físicas, como reverberación, eco, profundidad y tamaño de la sala que pretende llenar.

A pesar de ser un sistema de solo dos parlantes, sus amplificadores le dan una gran salida de potencia que es casi en todo momento adecuada, además de que estos errores son totalmente mejorables en futuras versiones.

Sin embargo, algo que destaca a este producto es que puede conectarse con otros productos de la misma marca (un One adicional, un Beam y el Sonos Sub, por ejemplo) para formar un sistema de 3.1 a 5.1 canales.

Para tales efectos, la app ofrece instrucciones fáciles de seguir.

Por: Freddy Campos

Sonos One

Dimensiones: 6.36 x 4.69 x 4.69pulgadas.

Peso: 2.18 Kg.

Amplificador: Two Class-D digital.

Speakers: Un mid-woofer, un tweeter.

Conectividad: 802.11 b/g 2.4GHz Wi-Fi, puerto único 10/100 Mbps Ethernet.

Formatos: MP3, WMA, AAC, OGG, FLAC, ALAC, AIFF, WAV.

Sistema operativo: iOS, Android, Mac, Windows.

Precio de lista : $3,999 pesos.

Ver más
Otras reseñas