Reseña – Venom: Carnage Liberado, tristemente olvidable y tibia

| 6 de octubre de 2021
Venom regresa con pocas sorpresas y un villano que nos hubiera gustado fuera más cercano a los cómics.

Venom: Carnage Liberado solo funciona si no tienes altas expectativas en cuanto a historia o si no conoces en absoluto al villano rojo de los carteles. La secuela del simbionte tardó 3 años en llegar y prometió ofrecernos uno de los combates más esperados en la historia del cine de superhéroes y un antagonista de esos a los que en verdad hay que temer… es decir, era la primera vez que veríamos a Cletus Kasady y Carnage en el cine. Pero Sony Pictures hizo lo que mejor sabe hacer: siguió la tendencia de turno, nos dio una comedia con altas dosis de ruido y acción y se quedó en su zona de confort explotando la irresistible química entre Tom Hardy y su simbionte de CGI.

No es que sea una mala película. De hecho es “palomera” e ideal para un fin de semana nada prometedor, sin embargo, de no ser por su escena post-créditos (filtrada desde hace una seman), Venom: Carnage Liberado tristemente es olvidable. La secuela te exige que todo rastro de pensamiento crítico desaparezca por hora y media y en cambio te entregues a una divertida aventura de dos amigos que ocasionalmente pelean y se reconcilian y salvan el día mientras se enfrentan a Boonie y Clyde (o Joker y Harley Quinn, si eres de una generación más reciente). De aquel sádico Cletus Kasady y la amenaza brutal y sanguinaria de Carnage mejor nos olvidamos.

¿Qué pasó con el guion de Venom 2?

Imagen: Sony Pictures Entertainment

No hay que ser un docto crítico de cine para darse cuenta que Venom 2 está recortada y de una forma grosera. En la película hay “ausencias” tan evidentes que te orillan a desconectarte de un momento del relato y pensar si te perdiste de algo por estar distraído. En la película de hora y media de duración tienes dos opciones: o te imaginas lo que pudo haber pasado o mejor ignoras el hecho y aprecias los chistes de Venom y Eddie.

Además, la edición que se siente extrañamente artificial, Venom 2 está llena de conveniencias y sin sentidos, pero no de esos tolerables y perdonables en pro de la aventura, sino de los descarados y hasta insultantes. La historia contada tenía que ser lo más sencilla posible y parece que los guionistas, enojados por las limitaciones de Sony Pictures, se vengaron. Y es que lo más interesante y tenso de la historia, el acercamiento directo entre Cletus y Eddie y el nacimiento de Carnage ya lo vimos en los tráilers. Más allá de eso no hay sorpresas, al menos no de las que conciernen a la “rivalidad” entre los dos protagonistas.

En su entrevista, el asesino hace enojar a Eddie revelándole que sabe cosas sobre su pasado y que ambos son iguales (no explican cómo o por qué lo menciona). Venom se enfurece por lo dicho, se libera de Eddie, golpea a Kasady y este le muerde la mano ingiriendo a Carnage. Lo siguiente es Carnage/Cletus yendo por su novia mutante, ambos tratan de vengarse de Eddie Brock y su ex novia, luego tienen una pelea reglamentaria final sin sorpresas y listo, la saga continua como sin nada. Eso es todo.

Imagen: Sony Pictures Entertainment

Amamos las historias sencillas. Hay decenas de películas que son un clásicos del cine con esas características, pero sucede que esas están bien contadas y Venom 2, simplemente no lo está.

Eddie y Venom, lo mejor de la película y por mucho

La secuela de Venom pudo haber eliminado a Carnage y seguiría siendo la misma película, de ese grado es el poco peso del simbionte en la historia. Sin embargo, hay que decirlo: Eddie y Venom están mejor que en la primera película. Tom Hardy es tan buen actor que ni por un segundo dudas que el simbionte de CGI es falso. Hay un verdadero cariño entre la pareja y el carisma que desprenden es inusual para estos tiempos. Este hecho Sony lo sabe muy bien y en Venom 2 lo explota al límite de lo absurdo.

En Carnage Liberado profundizamos más en la relación entre los dos seres y sus acuerdos que han implementado para convivir en paz. Venom es un excelente amigo, te da una armadura impenetrable, te hace invulnerable y además quiere ser un superhéroe. ¿Cómo no amarlo? Eddie Brock en cambio, pasa por su peor momento, sin trabajo, sin novia, sin expectativas altas… pero está dispuesto a seguir adelante ¿Cómo no amarlo también? Este par tiene futuro, lástima que sea a costa de infantilizar la mitología del simbionte de Marvel.

Imagen: Sony Pictures Entertaintment

Carnage: Amenazante al principio y luego…

No todo con Carnage es una tragedia narrativa. Al principio podemos ver unas sólidas intenciones de construirlo y Woody Anderson pone mucho de su parte para darnos su interpretación de Cletus Kasady.

Se nota que SonyPictures visualizó su propio Joker, pero lo descartó en el camino a fin de no hacer Venom 2 demasiado violenta y “perturbadora”. Lo mejor para representar esto es que la película nos muestra la sociopatía temprana de Cletus con dibujos al estilo de las cintas de Tim Burton. ¡Con caricaturas! ¡Asesinatos de un niño! Luego, solo por pequeños fragmentos de dialogo, intuimos que Cletus tiene varias decenas de muertos en su historial.

Carnage, el simbionte, en su primera aparición luce como una completa amenaza sin precedentes gracias a su diseño excelente lleno de puntas y filos, sus “rugidos” al estilo de un velociraptor de Jurassic Par, y una secuencia de escape de prisión que lo dejan como una criatura imparable. Pero dicha criatura se diluye por el camino eclipsada por el punto central del show, el “bromance” entre Eddie y Venom. 

Imagen: Sony Pictures Entertainment

Aunque se aclara que Carnage es “hijo” de Venom y por lo tanto hay una relación directa con Eddie, esta rivalidad se siente forzada y nunca se termina de entender por qué el sujeto de rojo quiere acabar con su padre. Si bien es insatisfactoria en trama, hay que admitir que la batalla final entre Venom y Carnage es emocionante, llena de efectos especiales y dura lo suficiente como para nunca perder el interés. Lo mejor es que ocurre mientras se realiza una boda (puntos por originalidad) y participan todos los personajes principales de la cinta.

Lo bueno
  • La película sabe lo que quiere ser: un producto seguro
  • Tom Hardy te hace creer que de verdad tiene a alguien dentro
  • Los chistes funcionan muy bien
  • Las batallas ahora sí se alcanzan a distinguir
  • Es buena si solo eres fan del Venom de la primera película (no de los cómics)
  • La escena post créditos
Lo malo
  • Un personaje como Carnage no merecía esto
  • Guion frustrante
  • No arriesga ni cambia la formula
  • La olvidarás muy pronto
Veredicto

Sony Pictures nos dio una película de esas pre fabricadas y estériles. Se podría decir que es la muestra de que el género de los superhéroes está en decadencia, pero producciones como Shang-Chi y Escuadrón Suicida nos demostraron que, de querer, se puede realizar algo que deje un gusto agradable sin salirse de las reglas del género y sin “innovar”. Marvel Comics se encargó de que los simbiontes no dependan de Spider-Man. De hecho, la mitología de estos seres es de las mejores que hay, así que hay mucha tela de donde cortar con Venom. Pero Sony no parece estar interesado en explorar el Venomverse a profundidad, sino en explotar la relación entre Eddie y Venom utilizando a otros simbiontes como excusa.

ANUNCIO

Más reseñas