logo-codigo-espagueti

Reseña – TMNT: Shredder’s Revenge, un tributo a las Tortugas Ninja y a los beat’em up

| 5 de julio de 2022
Una carta de amor para la época dorada de las recreativas y los juegos de las Tortugas Ninja.

Muchos de los que crecieron a finales de los 80 y principios de los 90 recuerdan vívidamente la serie original de dibujos animados, las figuras de acción, el merchandising, el trato con Pizza Hut, el casete y, por supuesto, los videojuegos de Teenage Mutant Ninja Turtles, siendo una de las obras que más impacto tuvieron en la cultura popular en las décadas mencionadas

Por ello, cuando se anunció que recibiríamos un nuevo juego arcade de las Tortugas Ninja, más de uno estaba simple y sencillamente asombrado, siendo una inmensa alegría para el nostálgico corazón de aquellos gamers que se dejaban sus monedas en más recreativas

Y es que hablar de TMNT es hablar de los videojuegos, especialmente de los títulos arcade como Turtles In Time, donde junto a otros tres amigos podías pasar  horas de acción para cuatro jugadores en una sala de recreativas. Es así que Dotemu, junto con el desarrollador Tribute Games, se reunieron con el actual propietario de los derechos, Nickelodeon, y crearon lo que esencialmente es una carta de amor a esa era de la franquicia con Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge . Pero, ¿cómo se compara esta nueva versión con los juegos de arcade de antaño? Agarramos cuatro controles con amigos, pedimos una pizza grande y gritamos “¡Cowabunga!” para revisar el juego.

Imagen: Dotemu

Una carta de amor a los clásicos

TMNT: Shredder’s Revenge es volver a los títulos clásicos de arcade en grupo, donde cuatro jugadores podían reunirse y asumir el desafío en cuestión, al tiempo que sirve como un nostálgico tributo al Teenage Mutant Ninja Turtles (1989) y al Turtles In Time (1991), ambos videojuegos producidos por Konami y bandera de la era dorada de las maquinitas.

La premisa es bastante simple ya que el temible Shredder ha regresado y busca causar caos en todos los lugares que pueda, desde las calles de la ciudad de Nueva York de los 90 hasta la Dimension X. Las cuatro tortugas (Leonardo, Donatello, Michaelangelo y Raphael) saltan a la acción para detener su plan, junto con la ayuda de algunos amigos, mientras se enfrentan a enemigos de todo tipo en este beat’em up de desplazamiento lateral.

Imagen: Dotemu

Aquí, deberás abrir camino a través de dieciséis niveles de dificultad hasta que llegues al jefe final, que está tratando de hacer sopa de tortuga con nuestros entrañables protagonistas. Por supuesto, en este periplo podremos enfrentar algunos de los villanos más icónicos de la serie, cómo es el caso del hormonal Rocksteady o el cínico Bebop, por mencionar solo a dos de los principales.

También vale mencionar que los desarrolladores se han esforzado en plasmar la personalidad de cada protagonista, haciéndonos recordar el enorme carisma que transmiten las Tortugas Ninja y cada uno de sus acompañantes en una mezcla de movimientos, diálogos, gestos y ademanes que son un golpe de nostalgia puro para los más fanáticos de la serie creada por Kevin Eastman y Peter Laird.

Imagen: Dotemu

La magia del beatem’up

El atractivo principal del juego está en su estética retro y en la jugabilidad, ya que tienes la capacidad de controlar a cualquiera de las cuatro tortugas,o en su defecto, a su maestro Splinter, a la reportera April O’Neil o al justiciero amante de los deportes Casey Jones.

Hasta seis jugadores pueden ingresar a un juego a la vez, lo que le brinda una experiencia única en la que no solo posees una ventaja táctica, sino que te otorga más posibilidades de sobrevivir a las oleadas de robots de Foot Clan y los jefes mutantes que se encuentran en todos los niveles.

A diferencia de los títulos de arcade que fueron diseñados con un nivel de desafío prácticamente invencible (con la intención de que gastaras el mayor no número de monedas posible) Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge ha suavizado su dificultad.

Imagen: Dotemu

El juego te permite encadenar ataques, esquivar peligros y construye un medidor para un súper ataque, haciendo que la experiencia se vuelva más lúdica, pero no por ello menos adictiva. Cada personaje tiene su propio conjunto de movimientos en función de sus armas y estilos de lucha, haciendo que cada uno de ellos se sienta como algo original y aportando, con este elemento, un enorme valor de rejugabilidad.

Cowabunga

Decir que este juego es solo un tributo sería bastante injusto. Es posible encontrar una referencia a prácticamente todos los juegos de Teenage Mutant Ninja Turtles que se hayan hecho, con elementos reconocibles les que van desde recoger pizzas para la salud, hasta caer por los agujeros de las alcantarillas y lanzar enemigos a la pantalla, pasando por pequeños huevos de pascua como los diseños de niveles que se parecen claramente a ubicaciones antiguas o encontrar personajes secundarios que resultan un auténtico agasajo para los más veteranos.

Sin embargo, no todo es nostalgia o imitación, ya que el juego presenta sus propios niveles y la mayoría están bastante bien diseñados, tanto en lo que refiere al arte como a la propia jugabilidad. Tenemos peleas en un zoológico donde hay que esquivar animales en estampida, o batallas en un centro comercial con su propia sala de arcade, sin olvidar algunos más reconocibles cómo el canal de televisión o los tejados de los edificios de Nueva York.

Imagen: Dotemu

En los que se refiere a la música y los efectos de sonido también hay halagos. Hay una mezcla entre canciones clásicas remezcladas, nuevas melodías digitales e incluso algunas pistas originales como Ghostface Killah y Raekwon, además del tema principal de la serie interpretado por Mike Patton. En ese sentido, la música nunca se siente aburrida y al contrario tiende a animarte en medio de una pelea.

Sin embargo, el juego no está exento de problemas, ya que estás atascado en dos tipos específicos de niveles en los que caminas golpeando enemigos o luchas en patinetas motorizadas donde básicamente haces lo mismo solo que más rápido. Hubiera sido bueno si cambiaran de ritmo de vez en cuando en lugar de conformarse con este tipo de lucha.

Imagen: Dotemu

Conforme el título avanza se vuelve repetitivo pero lo salvan las imágenes. Solo hay dos modos de juego para elegir, ya que tienes el modo de historia principal, o puedes probar suerte en la versión clásica de arcade con vidas y puntos de control limitados y sin guardar. Hubiera sido bueno tener un modo más incluido en la mezcla para un desafío con mayor versatilidad

Lo bueno
  • Rasgos de personalidad en cada uno de los personajes
  • Estética retro
  • Desafío y diversión al puro estilo de los beat’em up
  • Ideal para divertirse con los amigos
  • Elementos que evocan a la nostalgia de los años 80 y 90
  • Amamos a las Tortugas Ninja
  • Diseño de niveles
  • Muy buena banda sonora
Lo malo
  • Falta variedad en los modos de juego
  • Desafío suavizado en relación a lo presentado en los arcades
Veredicto

En general, Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge es un juego increíble. Se entrega de todas las maneras correctas y brinda a los jugadores la oportunidad de jugar con sus amigos de manera informal sin tener que dedicar varias horas a una sola tarea.

Es un gran juego de fiesta en persona o simplemente algo divertido para hacer en línea con la cooperativa, e incluso para afrontarlo en solitario. Por supuesto, no está exento de puntos negativos y hay margen de mejoras que podrían obtenerse en forma de actualizaciones y DLC. Pero esos defectos pueden pasarse por alto fácilmente solo por la diversión que tenemos.

Y es justo decir que mientras afronté cada uno de los niveles, ya sea en solitario o en cooperativo, en ningún momento estuve aburrido, estresado o enojado por algo en el juego. De hecho, esto me hizo sentir como si fuera un niño otra vez, golpeando los botones de ataque cómo si mis mandos fueran indestructibles. Se trata, en toda regla, de un homenaje perfecto a una de las series más queridas de los 90s, y un título original de gente que sabe hacer juegos de beat’em up. Además, siempre vale la pena disfrutar de algo divertido y ridículo con amigos.

ANUNCIO

Más reseñas