¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Reseña: The Current War – Una historia cursi pero electrizante

| 17 de enero de 2020
The Current War es una cinta interesante con un elenco electrizante. Pero, en el infierno de la producción, su trama se perdió entre inconsistencias.

Uno de los momentos más apasionantes de la historia de la ciencia y la tecnología fue, sin lugar a duda, la Guerra de las Corrientes. En este momento decisivo de la historia de Estados Unidos, la electricidad llenó de luz las ciudades y los hogares de los habitantes de fines del siglo XIX. Pero, tras este invento maravilloso, hubo una pugna entre grandes inventores: Thomas Alva Edison, Nikola Tesla y George Westinghouse (un empresario millonario procedente del sector de los ferrocarriles).

Este evento histórico es el tema central que compone la trama de The Current War, una película protagonizada por Benedict Cumberbatch (Thomas Edison), Michael Shannon (George Westinghouse), Nicholas Hoult (Nikola Tesla), Tom Holland (Samuel Insull) y Katherine Waterson (Marguerite Erskine). Este imponente elenco, bajo la producción ejecutiva de Martin Scorsese y la dirección de Alfonso Gomez-Rejon (The Town That Dreaded Sundown y la impresionante Me and Earl and the Dying Girl) nos transportan a un decimonónico y trepidante conflicto tecnológico inspirado en eventos históricos. 

The Current War se estrenó en el Festival de Cine de Toronto en 2017 y no llegó, hasta tres años después, a cines nacionales. En realidad, este inusual retraso de debió a que ña cinta iba a ser distribuida por The Wenstein Company. Evidentemente, después de las múltiples acusaciones contra Harvey Weinstein por abuso sexual y la consecuente bancarrota de su empresa, la película tuvo que archivarse. Finalmente, la cinta fue comprada por Lantern Entertainment, quien a su vez le vendió los derechos de distribución a 101 Studios y, tras un larguísimo y complejo viaje, finalmente pudo estrenarse comercialmente.

En medio de todos estos retrasos y gracias a la intervención contractual de Martin Scorsese, Alfonso Gomez-Rejon pudo volver a grabar algunas escenas y quitar diez minutos de la versión que había sido vapuleada por la crítica en Toronto hace tres años. Así, esta cinta no es la película inconsistente y llena de problemas que se estrenó en festivales. Y, sin embargo, entre brillantes actuaciones y un contexto apasionante, no podemos evitar pensar que esta cinta, en tantos sentidos, pudo ser mucho más.

(Foto: 101 Studio)

Casi para un Oscar

The Current War podría ser una película en competencia para los premios Oscar. Como mucho cine premiado en Hollywood, esta cinta entra en el prospecto americano del deber ser y la seriedad. Así, forma parte de todas esas películas sentimentales-históricas para un público al que no le interesa conocer hechos reales, ni reconocer los matices en la Historia (sí con H mayúscula). Es de una película que estuvo a punto de regodearse en tonos motivacionales y es, finalmente, una apología de un gran héroe americano frente a su contraparte europea. Porque, si la historia trunca de internet sigue alabando a Nikola Tesla, la historia pragmática americana tiene a un ídolo en el inventor de la bombilla como un añejo principio de capitalismo: Thomas Alva Edison.

Con todo esto,  The Current War estaría al lado de películas como A Beautiful Mind (2002), The Theory of Everything (2014) o The Imitation Game (2014), todas ellas cintas bienintencionadas que hacen la apología de una importante figura históricamente relevante a través de historias de superación más o menos cursis. Y de hecho, hubiera sido una de las famosas adquisiciones de Weinstein que, a pesar de no ser particularmente buenas (como la horrenda Shakespeare in Love), terminaban ganando carretadas de premios Oscar.

Esta historia, en realidad, mucho más cercana al biopic que al recuento histórico, es un homenaje, como dijimos, a Thomas Alva Edison. La Guerra de las Corrientes sirve como telón de fondo para construir una imagen del famoso inventor que, en realidad, es excesivamente romántica. Ésta es la típica imagen gastada del genio incomprendido, con pocos recursos, una esposa enferma, que vive ensimismado y presta poca atención al exterior, pero que también confunde la obstinación con la necesidad y la inteligencia con la arrogancia.

(Foto: 101 Studio)

En este esquema y como ya lo hemos visto anteriormente, la actuación de Cumberbatch es impecable. Por su parte, la actuación de Tom Holland es como la de un Spider-Man aprendiz de Tony Stark en tono serio y la figura de Nikola Tesla –y por lo tanto la interpretación de Hoult– quedan infravaloradas en un esquema que no aprovecha su magnetismo mágico como alguna vez lo hizo el inigualable David Bowie. En cuanto a Katherine Waterson (Fantastic Beasts and Where to Find Them), una actriz talentosa muy poco aprovechada en Hollywood, encontramos una figura esterotípica y poco desarrollada. Ella es la eterna mujer enferma que, a través de un lazo amoroso con el genio, logra inspirar las geniales invenciones. Finalmente, la actuación de Michael Shannon como George Westinghouse es excelente, aunque también repite un poco su papel de tipo duro, pero sensible, que ya le hemos visto en otras películas.

En cualquier caso, las actuaciones estelares de este elenco son lo más destacado en una cinta efectiva, pero no siempre bien dirigida. La historia, el ritmo y el tono, parecen salirse de las manos de Alfonso Gomez-Rejon, un director con excelentes ideas, pero relativamente poca experiencia a cargo de primeras unidades de dirección.

¿Qué se disputa en la historia?

(Foto: 101 Studio)

En la Guerra de las Corrientes se disputaba qué sistema para electrificar las ciudades de Estados Unidos era más eficiente: el sistema de Corriente Continua de Edison o el Sistema de Corriente Alterna de Westinghouse. En ese momento, el sistema de Edison era más caro, pero, ciertamente, más seguro; mientras que el sistema de Westinghouse -que todos conocemos-, era peligroso por el dinamo de alto voltaje, pero más económico por su mayor alcance.

En The Current War, estos dos sistemas están en alta tensión (si se me permite el mal chascarrillo) un buen trecho de la trama, y conocemos algunos detalles de ambos, acompañados de un ritmo vertiginoso que hace de la primera la parte de la cinta, una película realmente entretenida y que pone todas fichas sobre el tablero rápidamente. Pero esto -que podría ser algo bueno-, termina sintiéndose como un desperdicio por la parsimonia involuntaria que, finalmente, domina la historia.

La intensidad narrativa disminuye y no vuelve a encontrar el trepidante ritmo con el que inició la trama. De cualquier forma, The Current War no está exenta de buenos momentos. Por ahí tenemos a un aprendiz criticando a Edison por robarse el diseño de la bombilla y a Edison justificándose por el devenir natural de la ciencia: así se avanza, copiando y mejorando. Por supuesto, la historia del conocimiento se construye así y, en este campo, Edison sacrificó dinero por buscar conocimiento. Sin embargo, cosa que la película falla en comentar, Edison ganó en otra guerra: la guerra de las patentes. Ahí sí, el Edison de carne y hueso era implacable y no dejaba escapar un solo registro con tal de hacerse de todas las patentes (y sus subsecuentes recompensas monetarias).

Por eso, al final de la cinta, hay un tufo progresista y maniqueo que termina por jugar en favor del capitalismo. Por supuesto, esto no puede ser del todo reprochable, pues eso es lo que estaba en juego en los años salvajes de las patentes tecnológicas. Llena de metáforas, referencias y un guión que califica como cuasi perfecto para una buena película histórica al estilo de Hollywood, The Current War pudo ser una excelente cinta que, por los accidentes de su producción, termina siendo un recuento torpe de historias simplificadas. Aún así, es interesante ver una reinvención de viejos mitos tecnológicos que, a pesar del poco interés del público, configuraron el mundo que habitamos.

Lo bueno
  • Es una película muy entretenida
  • La primera mitad de la película es intensa, original e inteligente.
  • Las actuaciones de todos los protagonistas son muy buenas.
  • Puedes salir sintiendo que aprendiste algo de la Guerra de las Corrientes
  • Si eres fanático de Thomas Alva Edison la vas a adorar
  • La fotografía es buena
Lo malo
  • Es una película condescendiente con la figura de Thomas Alva Edison
  • Es cursi muchas veces
  • Sigue victimizando la figura del genio
  • Después de la segunda mitad de la cinta el ritmo decae
  • Después de la segunda mitad la película ya está contada.
  • Desaprovechan al personaje de Nikola Tesla
  • Dicen que Edison inventó el cine, pero ya sabemos que no fue así
  • Todos aman a Edison
Veredicto

Si eres de esas personas que gustan de conmoverse con “los protagonistas de la Historia Universal” sin reflexionar mucho al respecto, The Current War es la película ideal para ti. Pero, también y no hay que negarlo, es una película que nos presenta la consabida fórmula de siempre; esa fórmula con la que Harvey Wenstein se llenó de premios Oscar en décadas pasadas. Seguramente, en algún momento, a pesar de sus momentos entretenidos, ésta acabará siendo una insigne película de autobús de carretera.

Más reseñas