Reseña: Sonic the Hedgehog – La adaptación bonita y boba que necesitábamos

| 14 de febrero de 2020
Sonic the Hedgehog podrá no ser la película que los fans estaban esperando, pero si fuera niño se habría convertido en una de mis favoritas al instante.

Por fin llegó el día en que pudimos ver la película de Sonic, uno de los personajes más queridos e icónicos de los videojuegos. Lo cierto es que ha dado mucho de qué hablar en los últimos tiempos y los fans hemos estado a la expectativa con esta nueva adaptación y este nuevo diseño de Sonic. Después de haber visto la película podemos decir que sí, oficialmente, esta película no es un desastre. No puedo decir que no la disfruté y la verdad podría pasar todo un domingo viendo lo bien que luce Sonic en este live-action. Fuera de algunos momentos bobos, la película es la adaptación bonita que necesitábamos, y un ejemplo para futuras películas inspiradas en videojuegos.

También te recomendamos: Reseña: Dolittle – Cuando las fábulas se acaban

Primero que nada, Sonic: la película es una de las mejores películas de videojuegos que he visto. O dicho de otra manera, es una de las primeras que no apesta y es un producto fílmico disfrutable y hasta divertido. Es importante que eso quede claro antes de que intente desmenuzar la película, pues tiraré por aquí y por allá un poco de algo que no me gustaría llamar hate (que como todos sabemos es el hate más honesto).

Un Sonic de treinta y cinco melones

(Paramount Pictures / Sega)

¿Recuerdas cuando publicaron el primer tráiler de Sonic the Hedgehog? El internet entró en llamas y hasta la película de Super Mario Bros. se revolcó en su tumba. Viéndolo en retrospectiva quizá la reacción fue muy escandalosa y en lo personal no me molestaría que ese tráiler se conservara como un pequeño corto de horror en los archivos secretos de internet (aquí entre nos, YouTube).

Pasando a la siguiente página, el nuevo diseño es genial y obviamente es una de mis cosas favoritas de la película (y probablemente de muchos niños y adultos también). Incluso diría que es capaz de traer una fiebre de Sonic al 2020, y no puedo esperar ver los memes. Estoy seguro de que si fuera niño, Sonic the Hedgehog se habría convertido en una de mis películas favoritas al instante. En gran medida porque el Sonic de este live-action es un personaje perfectamente balanceado entre lo genial y lo adorable, algo a lo que contribuye su diseño. Pero más que eso Sonic, es una bonita historia sobre la amistad.

Así es, la película cuenta la historia de un solitario Sonic que ha vivido oculto de los humanos en la Tierra por un largo tiempo, y todo lo que él quiere es un amigo. Es imposible resistirse y no sentir lástima por nuestro querido erizo azul. Toda la película gira en torno a este tema, y por eso podemos concederle varias cosas. ¿A quién le importa que el erizo haya salido de otra dimensión? ¿O de otra galaxia? ¿O de dónde sea? ¿A quién le hace ruido que pueda hablar con la voz de Luisito Comunica este ser de otro mundo? Son cosas que podrían molestarle a alguien tan quisquilloso como yo, pero no me molestaron.

(Paramount Pictures / Sega)

Sonic no será la película que los fans más hardcore de Sonic esperaban, llena de referencias y guiños a los clásicos juegos y las otras adaptaciones que hemos visto en la pantalla, pero para nada es una mala película. Lo primero que se agradece de Sonic es que sabe lo que es: una cinta que todos pueden disfrutar en familia o entre amigos. Algunos podrían creer que es una película para niños, pero tiene un bonito y poderoso mensaje que nadie puede pasar por alto.

Hasta creo que es una buena idea que en cierta medida hayan puesto a los fans entre paréntesis (es un decir, pues ya sabemos que en gran medida volvieron a hacer el diseño por su presión), pues eso le permitió a la película cocinarse bien. Es posible que, en caso de querer meter tres décadas de Sonic en 99 minutos, las cosas no hubieran resultado tan bien. Eso significa que Sonic la película no es un proyecto tan ambicioso en términos de lo que contribuye al universo del personaje de Sega, pero por otro lado tiene unas cuantas buenas bromas, buenos momentos y un Sonic de 35 millones de dólares. En serio, en Sega no perdieron la oportunidad de lucir a su mascota en cada minuto de la cinta.

(Paramount Pictures / Sega)

Por otra parte, hay unas cuantas referencias a fenómenos virales de los últimos años como Fortnite. Así es, prepárate para ver el floss de Sonic. Recuerdo el momento en que yo lo vi. Hubo una pequeña pausa en la sala, los adultos más que nada confundidos ante la risilla de los niños que entendían la referencia. Esto solo confirma que Sonic: la película es para todas las edades y está cargado con pequeños gustos para todos.

Una cosa que le molestará a los fans más empedernidos del personaje es que algunos de los elementos más icónicos de los videojuegos no aparezcan en la película. Es cierto que tenemos los anillos, que adquieren la función de abrir portales para teletransportar a la gente y los erizos (los vimos en los tráilers), pero las Esmeraldas del Caos no aparecen por aquí ni por allá. Aunque, a decir verdad el fanservice no se hizo esperar, pues la escena postcréditos trae a un querido amigo de Sonic que está en busca de su erizo azul favorito…

Jim Carrey volvió… a ser Jim Carrey

(Paramount Pictures / Sega)

Jim Carrey como el Dr. Robotnik técnicamente funciona, aunque la actuación de Carrey lo hace todo. Quiero decir que la caracterización del villano nunca logra despegar por completo. La mayor parte del tiempo lo verás con su escandaloso bigote puntiagudo y una gabardina negra, y eso es todo. Es difícil creer que estás ante el temible, inteligente y perverso Eggman y no frente a un no tan joven Jim Carrey con bigote y corte militar. No quiere decir que no tenga buenos momentos, sino que éstos recaen casi exclusivamente en el toque que les da Carrey con su actuación, mientras que el vestuario casi juega en su contra.

En cierto sentido la película sirve como historia de origen de Mr. Eggman, pues en el proceso vemos cómo pasa de ser un agente del gobierno de los Estados Unidos al perverso enemigo mortal de Sonic. Frente el mensaje de amistad y empatía que representa el erizo azul, el Dr. Robotnik es un ejemplo de misantropía y egoísmo. Ambos son caricaturas de lo que representan, y cada uno obtiene lo que merece (o eso creemos). En esa medida la película logra ser divertida y casi instructiva sin llegar al proselitismo.

(Paramount Pictures / Sega)

El doblaje de Mario Castañeda también era algo que necesitábamos para que Jim Carrey no se nos quedara mocho. Ciertamente fue un alivio tenerlo de vuelta interpretando a uno de sus actores de toda la vida, y lo único que podemos decir es que lo hace de manera impecable. Toda la experiencia del señor Castañeda brilla en cada línea que sale de boca del Dr. Robotnik y se siente como una voz que nos susurra las mejores notas de La máscara y El Show de Truman.

Sonic comunica

Cuando nos enteramos que Luisito Comunica iba a hacer la voz en español de Sonic muchos pusieron cara de un genuino “¿qué?”. Los fans (como todo fandom hubiera hecho) en seguida se encarnizaron contra el youtuber, pidiendo que anteriores actores de doblaje que habían hecho la voz del erizo regresaran para la película. Otros preferimos esperar para ver qué tal lo hacía el pimpollo y,a decir verdad, no estuvo mal.

A pesar de que éste es el primer papel de doblaje de Luisito, él sabe cómo aprovechar sus mejores recursos, aunque en ciertos casos parece ocultar sus defectos. Luisito como Sonic brilla en verdad cuando expresa ciertas emociones como alegría o entusiasmo, y le creemos y empatizamos con el erizo. En cambio hay otros momentos en que no podemos dejar de escuchar al youtuber tratando de ser Sonic a toda costa, en especial en momentos tristes o tensos.

Lo bueno
  • Escucharon a los fans y el nuevo Sonic es precioso.
  • Sabe lo que es y no abusa del personaje ni de la historia.
  • Si fuera niño la habría amado al instante, como muchos niños.
  • Jim Carrey ha vuelto.
  • La escena del bar.
  • Habrá una secuela.
Lo malo
  • Es posible que el fandom no quede contento (¡sorpresa!).
  • Hay pocas razones para volverla a ver.
  • Por momentos es frívola.
  • Algunos chistes de… ¿Uber?
Veredicto

Sonic es un personaje sumamente popular y no hay duda que muchos niños amarán la película. En general, es una adaptación que se disfruta y que sabe lo que es. No es la más ambiciosa, pero pone en su lugar las tres décadas de Sonic y dice: “hagamos una película decente.” Sonic the Hedgehog demuestra que las películas basadas en videojuegos tienen futuro.

Más reseñas