Reseña – 8-Bit Christmas, una película de Navidad que pega justo en la nostalgia

| 24 de diciembre de 2021
Una entrañable película navideña que nos regresa a las aventuras de nuestra infancia.

La temporada de Navidad llena de fiestas en la que se dan regalos ya está aquí y aunque en ocasiones recibimos lo que pedimos… hay veces que solo nos dan calcetines para mantenernos en calor durante la época invernal. La mayoría luchamos por obtener lo que queremos, especialmente cuando éramos pequeños, y ha llegado una película que nos regresa a nuestra niñez y el deseo de obtener algo especial para las fiestas. Aquí te contamos sobre 8-bit Christmas una clásica película navideña que te hará sacar tu viejo NES para jugar un rato.

8-bit Christmas está basada en el libro del mismo nombre escrito por Kevin Jakubowski, la historia nos habla sobre cómo la más grande posesión de un hombre, fue alguna vez el sueño de su infancia. Un cuento de Navidad que relata la historia de un grupo de niños que se unieron para poder obtener una NES a finales de los ochenta.

Veremos la consola NES como protagonista | Fuente: HBO

En primer lugar, vemos a Neil Patrick Harris como Jake Doyle adulto, quien cuenta esta peculiar historia a su pequeña hija, una niña ansiosa por recibir el que ella considera el mejor regalo de la temporada: un celular. Por suerte este sueño de la Generación Z no se lleva la atención, y toda la trama tiene lugar en el invierno de 1988, cuando Nintendo era la sensación del momento en un pequeño pueblo de Chicago (probablemente como hoy en día). Durante aquellos días solo había un niño adinerado que tenía una NES y no perdía la oportunidad de sacarle provecho a todos sus compañeros… hasta que una rabieta acabo con su preciada consola, al mismo tiempo que puso en duda el valor de un “nintendo” para lo niños de aquella comunidad.

Sin una sola oportunidad de jugar al NES, Jake y sus amigos emprenden la misión de conseguir una NES para las fiestas, pero para ello tienen que vencer una enorme serie de obstáculos como convencer a sus padres de tener una Nintendo. Ese primer gran problema nos lleva a conocer a una típica familia de los años ochenta, donde la madre es una maestra ocupada, pero que puede hacer todo al mismo tiempo, y un padre que tiene la figura de autoridad en la que todo se decide con un sí o un no.

Nintendo NES ¿orígenes?

Fuente: Warner Bros.

OJO. Es posible que creas que se trata de una película dedicada a los orígenes de Nintendo, pero no es así, la consola solo sirve como un objetivo mientras que nuestro protagonista, Jake Doyle, aprende el significado de la Navidad en medio de todas las aventuras que tiene que pasar junto con sus amigos para tratar de conseguir un sistema de 8 bits. Todo lo que conoces de una película de Navidad está ahí, aderezado por algunos guiños a los juegos clásicos de Nintendo y varias referencias a los ochenta.

Sin duda se trata de un filme para toda la familia y el guion lo deja muy claro, toda la historia se construye en torno a querer tener una de las consolas más populares de todos los tiempos, algo así como lo que vemos en El Regalo Prometido, pero con humor mucho más enfocado en una cinta donde todos los protagonistas son niños. Las bromas tienen una buena energía y las situaciones son cero complejas, pero bastante emotivas. Demasiado enfocada a los niños en algunos puntos, pero seguro hay cosas que un adulto puede rescatar, sobre todo si vivió durante aquella época.

Cuidado con los “nintendos”

Como sabemos, la NES fue de las primeras consolas en las que hubo varios accesorios para dar una mejor experiencia al jugador, y en la película podemos ver el famoso Power Glove… que resulta todo un fiasco para los jugadores. Sin embargo, en la trama el guante provoca un incidente bastante aparatoso que obliga a los padres de familia a reunirse para evaluar los peligros que Nintendo puede ocasionar en la casas y en los niños que juegan con el aparato. La mala noticia es que no se siente como una crítica a dicha situación, y choca totalmente con el “espíritu gamer” de la cinta.

Fuente: Warner Bros.

Y no es el único estigma que se señala de Nintendo en la película, la madre de Jake menciona algunos problemas de salud que enfrentan lo niños de Japón por hacer uso de la consola. Mientras que dentro de la trama Jake pierde de vista a su hermana al quedar pasmado durante varios minutos jugando Rampage en la sección de videojuegos con una Nintendo de exhibición. Situación que a los padres de Jake les molesta de verdad, y la consola termina en medio de una discusión complicada para los gamers. Vaya, para ser una suerte de homenaje a la cultura de los niños jugadores en los ochenta… la película deja muy mal parada a la consola de Nintendo en varias ocasiones.

Mensaje de Navidad

Como cualquier película navideña, debe de existir una enseñanza o un mensaje, y aunque primero vemos una extraña relación entre Jake y su padre; pues uno está obsesionado con Nintendo y otro es amante del aire libre, pronto descubrimos que esas diferencias se convierten en el corazón de la película. Su relación se vuelve conmovedora y hasta cierto punto tierna, teniendo en cuenta que el papá definitivamente está desplegándose como un padre de los ochenta, lo cual ha cambiado drásticamente en nuestros días. Pero al final el espíritu de la Navidad y la lección clásica de estas películas está en ambos personajes, y en ese sentido funciona muy bien el desarrollo de la historia.

Lo bueno
  • Un relato que combina el presente y el pasado
  • Comedia adecuada para la temporada
  • Mucha nostalgia ochentera
  • Seguro también has querido una consola para Navidad
Lo malo
  • Muchos clichés navideños
  • ¿Es una película contra los nintendos?
Veredicto

8-bit Christmas no está dedicada 100% a hablar de la Nintendo, para que lo tomes en cuenta si crees que te hablará de cómo se jugaba en sus inicios, toda la trama consiste en el objetivo de conseguir una NES, por lo que se trata de un divertido golpe a la nostalgia y nos hace recordar todos los regalos que queríamos y no podíamos conseguir, especialmente cuando se trata de videojuegos. Al final hay una bonita lección sobre la familia y la Navidad, pero también nos hace recordar o preguntarnos, todo lo que hubiéramos hecho por conseguir una NES en los ochenta.

ANUNCIO

Más reseñas