Reseña – Pokémon Brilliant Diamond y Pokémon Shining Pearl, un remake que se queda corto

| 30 de diciembre de 2021
¿Vale la pena regresar al mundo Pokémon de Diamante y Perla?

Desde febrero de 2021 The Pokémon Company y Nintendo confirmaron que los remakes de Pokémon Diamond & Pokémon Pearl llegarían a Nintendo Switch en algún momento del año. Obviamente fue a mediados de noviembre, fecha que ya se ha apoderado por completo Pikachu y compañía, que pudimos regresar a la aclamada cuarta generación con Pokémon Brilliant Diamond y Pokémon Shining Pearl, las renovadas versiones de los clásicos del Nintendo DS, las cuales, por primera vez en la historia, no fueron desarrolladas directamente por Game Freak, sino por ILCA, un estudio que suele servir de apoyo para otros proyectos, y que solo había trabajado en Pokémon Home.

Nintendo

Freelancear Pokémon, y sobre todo un remake, no suena como una mala idea, y la verdad es que el producto final es bastante competente, pero con una pérdida importante en relación a lo que Game Freak venía haciendo en los últimos años. A grandes rasgos, Brilliant Diamond y Shining Pearl se sienten más como una remasterización que como un remake, con nulas mejoras en relación a los cambios que hemos visto en la serie principal como las Mega Evoluciones, Movimientos Z o las Gigamax. Además, el cambio gráfico no se siente como una evolución para el juego que ya teníamos, dejando atrás la idea de adaptar el motor gráfico del último título, en este caso Pokémon Sword & Pokémon Shield, para el remake. Básicamente quedamos en un intermedio entre los juegos clásicos y los Pokémon Let’s Go. Pero bueno, mejor analicemos un poco más lo que pasó con estos nuevos juegos de Pokémon.

Diamante y Perla

Al igual que los últimos 50 juegos de Pokémon, en Brilliant Diamond y Shining Pearl nuestro protagonista tiene 10 años y ya puede salir a descubrir el mundo en compañía de sus Pokémon. En esta ocasión nos encontramos en la región de Sinnoh, una enorme colección de pueblos y ciudades que mantiene el toque clásico de Japón, pero que ya comenzaba a experimentar con lugares más imponentes y con avances tecnológicos de la época (o sea del 2006). Nuestra misión es muy simple: ayudar al profesor Serbal a registrar todos los Pokémon de la región con la Pokédex, detener al Equipo Galaxia en su plan por conquistar el mundo y ganar la Liga Pokémon tras conseguir 8 medallas de gimnasio. Pokémon no está intentando nada nuevo, y eso está bien para el fan y para aquel que quiere entrar por primera vez a la serie. Pero si ya sabes de qué va esto y nunca has estado interesado… no sé qué haces aquí.

Nintendo

Para 2006 y en una consola como la Nintendo DS, Pokémon Diamond & Pokémon Pearl fueron una evolución enorme para la serie, sobre todo en cuestiones tecnológicas. Por primera vez Game Freak llevó la experiencia competitiva a Internet, permitiendo partidas casuales o competitivas en línea, con un sistema tan bien desarrollado que se sentía como jugar frente a frente con la otra persona. Gracias a los modos en línea se pudieron realizar actividades más elaboradas como la repartición de Pokémon, intercambios entre jugadores y torneos a nivel mundial. Para 2021 todas esas ideas ya son parte inherente de la serie, por lo que regresar a Sinnoh es, como era de esperarse, más una cuestión nostálgica que un avance importante para la franquicia.

Brilliant Diamond y Shining Pearl son juegos que podríamos tildar como clásicos de la serie: vista desde arriba, diseños chibi, historia clásica y sin dinámicas extra para el combate. La región de Sinnoh, por otro lado, ofrece buenas historias y personajes memorables, así como una de las Pokédex más ricas en cuanto a variedad de criaturas disponibles. Regresar a 2006 también nos ha dejado ante un juego complejo, con batallas difíciles en el modo historia y un interesante aumento en la IA de los rivales, sobre todo en el Alto Mando y con la campeona Cynthia. Además, la propia región es basta y extensa, con conexiones que nos obligan a pasar más de una vez por el mismo lugar para llegar a nuestro destino y un montón de entrenadores listos para el combate. Esto último ayuda a que el juego pase fácilmente las 25 horas en la historia principal, por lo que tienes juego para rato.

Justamente al terminar el juego es que descubrimos muchas de las mejoras disponibles o que podemos dedicarnos a ellas por completo. Por ejemplo, en esta ocasión podemos recorrer el subsuelo de Sinnoh en busca de una guarida secreta para nuestro alter ego en el mundo Pokémon o solo para encontrar más criaturas en hábitats inéditos, con el estilo de Let’s Go Pikachu/Eevee. Este agregado busca apoyar las opciones cooperativas, así como hacer más interesante la misión de la Pokédex. Sin embargo, la idea de los Pokémon salvajes hubiera sido más interesante verla en la superficie. Lo que sí podemos hacer es acompañarnos con un Pokémon durante todo el juego, siempre y cuando nuestro nivel de amistad con éste sea lo suficientemente alto. No es el agregado más completo y a veces nuestro compañero nos estorba, se queda muy atrás o el diseño no le ayuda a mantener su figura… pero siempre es bonito acompañarnos por un Pokémon.

Nintendo

Dentro del post game también tenemos la oportunidad de pasarnos por la clásica Torre Batalla, la cual nos guarda con una dificultad bastante digna para la serie. Por otro lado, los coleccionistas de Pokémon Legendarios podrán encontrar un lugar muy especial en donde varias criaturas míticas estarán disponibles de forma salvaje. Anteriormente, los juegos de DS tenían un lugar llamado Parque Compi, el cual servía para pasar “manualmente” las criaturas capturadas en los juegos de Game Boy Advance a la DS. En estos remakes este lugar es conocido como Parque Hansa y es ahí donde puedes encontrar de forma salvaje a Pokémon como Rayquaza, Giratina y Mewtwo, siempre y cuando lleves un objeto especial, el cual solo se puede conseguir encontrando otros objetos a través del subsuelo. Puede ser un poco repetitivo, pero el juego sabe llevarte por donde quiere para que consigas lo que deseas. Además, todos los encuentros con estos Pokémon, así como con otras criaturas Singulares y Legendarias, guardan pequeñas referencias a los juegos clásicos y primeras apariciones de cada criatura.

Importante destacar que Brilliant Diamond y Shining Pearl no son el siguiente paso en el juego competitivo de Pokémon, por lo que tendrás que regresar a Sword & Shield para buscar coronarte como el mejor del mundo. Sin embargo, todas las opciones en línea y locales para una batalla Pokémon están disponibles en ambos títulos, con las actualizaciones correspondientes en temas de naturalezas, habilidades o la aparición, por primera vez en Sinnoh, del tipo Hada. En algún momento de 2022 seguramente veremos la compatibilidad con Pokémon Home, así que puedes ir entrenando criaturas aquí para después llevarlas a las grandes ligas de Galar. Por otro lado, las limitaciones de esta edición y su incompatibilidad con los juegos más recientes ham limitado la Pokédex Nacionalb; solo podrás  encontrar los mismos Pokémon que en los juegos originales, lo que deja 4 regiones fuera de la jugada.

Nintendo

Entrados un poco en los puntos negativos, hay que mencionar que el gameplay del juego es un tanto extraño. Al trasladarse por completo el mapa original y adaptarse al uso del stick de Switch, tenemos un control bastante torpe para movernos en espacios pequeños con el joystick y muy lento para manejarse con el pad direccional. Al principio parece que es una cosa de costumbre, pero no, solo está mal hecho. Y lo que mencioné de chocar con nuestro Pokémon lo hace todavía más frustrante. Es increíble que un videojuego de hace más de 10 años se mueva tan mal en una consola como Nintendo Switch.

Bajo esa misma cuestión hubo un par de cosas que me sacaron una extraña sorpresa, en primer lugar el juego incluye autoguardado… ¿¡autoguardado en Pokémon!? No entiendo como Nintendo puede pensar que eso es una buena idea, pero sigue negando la posibilidad de pasar partidas de la serie entera a la nube. Por suerte se puede desactivar esa opción, lo cual es muy recomendable para evitar guardar antes de enfrentar al legendario de la portada o para evitar pasar todo el Alto Mando por perder ante la campeona. También se conserva el Repartir Experiencia desde el comienzo, lo cual no está mal, pero estaría bueno que te dejarán elegir. Por último, el extraño sistema de Felicidad ha cobrado más peso en el juego. Éste permite que los Pokémon puedan esquivar ataques, resistan golpes críticos, acerten golpes críticos o se curen de problemas de estado solo por el amor que le tienen a su entrenador. Igual que los otros dos, está activado por default, y con el paso del tiempo te das cuenta que casi todos tus Pokémon, si los vas cambiando, harán cosas especiales por ti.

Al rescatar un juego de Nintendo DS hay muchas cosas que se pierden en la adaptación, en Brilliant Diamond y Shining Pearl esto se siente principalmente en la música de los juegos originales, pues a pesar de que las nuevas versiones no se escuchan nada mal, no se siente igual. Y algo similar pasa con el apartado gráfico, el diseño chibi no está mal, pero no se siente tan natural como el de X & Y u Omega Ruby Alpha Sapphire. Además, la dinámica del remake de Game Freak dictaba que este juego debía verse como Sword & Shield, pero ya vimos que eso va más de lado de Legends Arceus. Particularmente hubiera preferido el motor de Let’s Go, el cual se ve muy bien en las batallas Pokémon.

Nintendo

Si regresamos al juego original, la idea de un diseño chibi con sprites más serios en las peleas sí se ha trasladado casi por completo. Sin embargo, esta era una buena oportunidad para elegir solo uno de los diseños, y el más realista, con el motor de Let’s Go, se ve muy bien en las batallas Pokémon. De hecho, la mayoría de rediseños que vemos a la hora de los combates logran actualizar de buena forma a los entrenadores, miembros del Equipo Galaxia y líderes de Gimnasio, sin mencionar lo bien que se ven los Pokémon. Durante años pedimos un Pokémon clásico en consolas caseras y es increíble que Switch haya experimentado con tantos estilos gráficos y ninguno lo haya mantenido la calidad que vimos en cosas como Pokémon Heart Gold / Soul Silver o Pokémon Sun / Moon.

Sobre esa misma línea, estos remakes no consiguen mantener efectos tan icónicos de los juegos originales como el cambio entre día y noche, que en Switch se siente abrupto y con prisas. Mientras que el PokéReloj pierde sentido, y su inclusión probablemente debió omitirse para buscar un mejor desarrollo de las ideas que nos mostraba; quizá dentro de la bolsa o como opciones del juego en las configuraciones. Por otro lado, no entiendo porque volver a limitar las MT a un solo uso, pero si dejar fuera las MO por una suerte de Pokémonturas. ILCA se complicó demasiado a la hora de elegir que dejar fuera y que incluir en el juego, pero solo para las cosas menos interesantes o memorables. Al menos es divertido ver que para casi todos los movimientos MO el Pokémon que nos ayuda es un Bidoof o Bibarel, nuestro querido esclavo MO de toda la vida.

Nintendo

Desde el lanzamiento de Fire Red y Green Leaf, Pokémon logró actualizar sus títulos clásicos con las nuevas mecánicas y tecnologías que la saga iba adquiriendo con el paso de los años. Pokémon Brilliant Diamond y Pokémon Shining Pearl se quedan cortos a la hora de mostrarnos el Pokémon que le corresponde a esta generación, y el remake termina en una remasterización apenas aceptable, pues no trata con dignidad todo lo que Diamond & Pearl hicieron para la franquicia en la Nintendo DS. Está claro que una parte del futuro de la serie está pensado para Legends Arceus, pero es bastante triste que se haya perdido una oportunidad tan grande con estas versiones.

Lo bueno
  • Sinnoh ofrece un gran reto y personajes memorables
  • Buen nivel de dificultad
  • Post game bastante completo con Legendarios y Torre de Batalla
Lo malo
  • Parece más una remasterización que un remake
  • Gráficos y audio que no empatan con la idea original
  • Pokédex Nacional limitada
  • Sin Mega Evolución, Movimiento Z o Gigamax
  • Sinnoh puede ser un terreno agotador
Veredicto

Pokémon Pearl & Pokémon Diamond son de mis entregas favoritas de la serie, pues me regresaron al mundo Pokémon con la misma magia que la primera generación. En pleno 2021 es ilógico pedirle a Nintendo y Game Freak que reinventen Pokémon, pero esta racha en la octava generación se ha visto atropellada por ideas inconclusas en Sword & Shield y un “remake” muy corto en comparación de las expectativas con Sinnoh. Por rescatar todo lo que alguna vez nos maravilló de Diamante y Perla vale la pena ponerle las manos encima a estos juegos, pero la bella tradición del remake se ha complicado demasiado para The Pokémon Company, y esta es la prueba más clara de que su trabajo está por debajo del legado Pokémon.

ANUNCIO

Más reseñas