La enfermedad será considerada oficial por la OMS a partir del año entrante.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), el organismo de la ONU especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención en salud a nivel mundial, anunció que, luego de 28 años sin cambios, actualizará su Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11) el año entrante. Entre las cosas interesantes de la nueva ICD-11 sobresale que oficialmente se añadirá el trastorno por videojuegos como una enfermedad mental.

De acuerdo con la OMS, el trastorno por videojuegos se caracteriza por un patrón de comportamiento de juego “continuo o recurrente”, es decir, es la adicción por jugar videojuegos. Entre sus características sobresale su vinculación con no poder poner limites al tiempo de juego, inicio, intensidad y finalización, ni tomar en cuenta el contexto social a su alrededor, que queda en segundo plano por abajo de una partida. Los que padecen el trastorno le dan prioridad a los videojuegos sobre otros intereses vitales y actividades diarias; además de no tomar en cuenta los problemas o consecuencias negativas en su vida que provoca la obsesión por los videojuegos. Aclaran que para poder ser diagnosticado con el trastorno es necesario pasar por lo menos con 12 meses de conductas obsesivas.

Por el momento toda la información dada a conocer forma parte de un borrador del nuevo ICD-11, pero tiene que estar completamente listo antes de su publicación, programada para mediados del año entrante. La OMS aclara que no considera a los gamers como enfermos, sólo a un pequeño grupo obsesionado con los juegos que dan un uso excesivo a sus juegos de video, generando efectos adversos en su vida.

La OMS lleva 10 años estudiando los problemas relacionados con el trastorno por videojuegos, y apenas consideró que existen suficientes pruebas incluirla en el ICD-11. La organización espera que la noticia comience un debate para mejorar la definición de la enfermedad.

fuente New Scientist

temas