Así hackearon el teléfono de Jeff Bezos a través de WhatsApp

Todo comenzó por reproducir un simple video en WhatsApp.

El caso es, digamos, muy complejo. Todo inició el 4 de abril de 2018 cuando Bezos, CEO de Amazon y dueño de The Washington Post, conoció en una cena al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán. La reunión se llevó a cabo en Los Ángeles, y ambos se intercambiaron el número telefónico como cualquier otra persona lo haría. Salmán envió un mensaje a Bezos en WhatsApp, pero parece que el príncipe saudí guardaba otra clase de intenciones. O al menos eso es lo que se cree hasta este momento.

El caso de Bezos, como bien apuntan en The Verge, “es una historia con muchos giros y vueltas”. Después de que The Guardian revelara que era muy posible que el iPhone de Bezos fuera hackeado tras recibir un mensaje de la cuenta personal de Salmán, a través de un archivo malicioso que se infiltró en el dispositivo del hombre más rico del mundo, la propia Organización de las Naciones Unidas (ONU) exigió que se investigaran las denuncias contra Mohamed bin Salmán. En un amplio análisis forense, la firma de seguridad FTI Consulting respaldó este revelación concluyendo en un informe que los resultados de la investigación eran de mediana a altamente confiables, aunque algunos expertos desestimaron la profundidad de la investigación.

De una u otra forma, hasta el momento se tiene el conocimiento de que el iPhone de Bezos fue interceptado el 1 de mayo de 2018 por medio de un archivo de video MP4, que a las pocas horas provocó que el teléfono comenzara a emitir una gran cantidad de datos diariamente. La salida de información aumentó de 430 kilobytes diarios de datos a 126 megas, y continuó de esta forma hasta febrero de 2019.

“Los resultados iniciales no identificaron la presencia de ningún código malicioso, pero sucesivos análisis revelaron que el vídeo sospechoso había sido enviado a través de un programa de descarga encriptado en un servidor de WhatsApp”, dice el informe realizado por un exagente del FBI.

Sin embargo, ¿qué interés podría tener un príncipe árabe en Jeff Bezos?

“En el momento del supuesto pirateo en mayo de 2018 del teléfono del Sr.Bezos, Jamal Khashoggi era un destacado columnista de The Washington Post, cuya escritura planteaba cada vez más preocupaciones sobre el gobierno del Príncipe Heredero. El 2 de octubre de 2018, funcionarios del gobierno saudí asesinaron al Sr. Khashoggi en el consulado saudí en Estambul, Turquía. El Post rápidamente comenzó su cobertura sustancial de la investigación de desaparición y asesinato, expandiéndose para informar una serie de aspectos relacionados con el gobierno del Príncipe Heredero en Arabia Saudita“, señala las Naciones Unidas. 

Se sospecha que el supuesto programa que utilizado por Arabia Saudí en contra de Bezos podría provenir de los fabricantes de software, la compañía italiana Hacking Time y la empresa israelí NSO, la misma que creó Pegasus 3 y que en México fue utilizada por el Gobierno de Enrique Peña Nieto para espiar a periodistas y activistas.

ANUNCIO