El presidente de Alphabet, Sergey Brin, abre el debate sobre el uso de la inteligencia artificial.

Sergey Brin

“Fue el mejor de los tiempos, fue el peor de los tiempos, era la era de la sabiduría, era la era de la necedad” así es como Charles Dickens comenzó Historia de dos ciudades y así mismo es como el presidente de Alphabet, Sergey Brin, comenzó la Carta de los Fundadores (de Google) este año en el que hay un claro mensaje de advertencia sobre el mal uso de la inteligencia artificial.

“Estamos en una era de gran inspiración y posibilidad, pero con esta oportunidad surge la necesidad de una tremenda consideración y responsabilidad como tecnología está profundamente e irrevocablemente entretejida en nuestras sociedades”, afirma Brin.

En sus inicios, explica Brin, las computadoras que usaba Google para realizar sus procesos tenían una potencia de aproximadamente 100 millones de operaciones de punto flotante por segundo. “Los GPU que utilizamos en la actualidad realizan aproximadamente 20 billones de operaciones de este tipo y nuestros propios TPU ahora son capaces de 180 mil millones de operaciones de coma flotante por segundo”.

En el mensaje Sergey Brin celebra los avances que ha tenido la inteligencia artificial, pero advierte que debe utilizarse con cuidado y estar conscientes de las nuevas responsabilidades que implica su uso.

“¿Cómo afectarán el empleo en diferentes sectores? ¿Cómo podemos entender lo que están haciendo bajo la capa? ¿Qué pasa con las medidas de equidad? ¿Cómo podrían manipular a las personas? ¿Están a salvo?

Hay una seria reflexión e investigación abordando todos estos temas. En particular, la seguridad abarca una amplia gama de preocupaciones, desde los temores de la sensibilidad del estilo de ciencia ficción hasta las preguntas a más corto plazo, como la validación del rendimiento de los autos sin conductor.” Escribe el CEO de Alphabet.

En sus líneas Sergey habla con preocupación, pero no con pesimismo sobre la inteligencia artificial. Incluso enumera algunos de los servicios y dispositivos que ya están disponibles para el público que están relacionados con esta tecnología; como las funciones de reconocimiento facial de las cámaras, los coches autónomos de Waymo; Google Home; Google Translate; los subtítulos de YouTube; etcétera.

“Existen problemas muy legítimos y pertinentes que surgen en todo el mundo sobre las implicaciones y los impactos de estos avances – afirma- Esta es una discusión importante para tener. Si bien soy optimista sobre el potencial de aplicar la tecnología a los mayores problemas del mundo, estamos en un camino que debemos recorrer con profunda responsabilidad, cuidado y humildad. Esa es la meta del Alphabet”.

Brin puede llamarse optimista, pero ¿Qué tan optimista puede ser el resto de la población cuando se sabe que Google está trabajando de la mano con el Departamento de Defensa de Estados Unidos para desarrollar software para drones bélicos?

Esperemos que este tema también entre lo que considera “problemas muy legítimos y pertinentes”.

fuente Alphabet

temas