Se retrasa la recolección de muestras de Bennu, el asteroide de la muerte, a causa del coronavirus

La nave OSIRIS-REx tardará más de lo planeado en recolectar las muestras del “asteroide de la muerte” debido a que el equipo de la NASA ha estado en confinamiento.
(NASA)

Desde hace más de un año hemos estado siguiendo la trayectoria de la misión OSIRIS-REx, la nave que la NASA envió al asteroide Bennu para recoger nuestras y traerlas de vuelta a la Tierra, un hecho sin precedentes en la historia de la humanidad. Sin embargo, ahora que la sonda está lista para recolectar las muestras y traerlas a nuestro planeta, la NASA no está preparada para realizar la operación por culpa del nuevo coronavirus y la enfermedad del COVID-19.

“En respuesta a las limitaciones de COVID-19 y después de la intensa preparación para el primer ensayo, la misión OSIRIS-REx ha decidido proporcionar a su equipo tiempo de preparación adicional tanto para el ensayo final como para el evento de recolección de muestras”, explica la NASA en un comunicado.

La agencia espacial explica que las actividades de las naves espaciales requieren un tiempo de espera significativo para el desarrollo y las pruebas de las operaciones, y dados los requisitos actuales que limitan la participación en persona en el área de apoyo de la misión, la misión se beneficiaría de darle al equipo tiempo adicional para completar estos preparativos en el nuevo entorno. Como resultado, tanto el segundo ensayo como el primer intento de recolección de muestras tendrán dos meses adicionales para la planificación.

“Al planear la misión, incluimos un margen de programación robusto mientras estábamos en Bennu para proporcionar la flexibilidad necesaria para enfrentar desafíos inesperados”, dijo Rich Burns, gerente del proyecto OSIRIS-REx en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA. “Esta flexibilidad nos ha permitido adaptarnos a las sorpresas que Bennu nos ha lanzado. Ahora es el momento de priorizar la salud y la seguridad de los miembros del equipo y la nave espacial “.

Debido a todo esto, el primer intento de recolección estaba programado para el 25 de agosto y será pospuesto hasta el 20 de octubre, los ensayos de junio también se pospusieron para el 11 de agosto.

(NASA)

La misión consiste en que la nave descenderá sobre la superficie durante aproximadamente cinco segundos y disparar una carga de nitrógeno presurizado para perturbar la superficie y recogerá una muestra antes de que la nave espacial retroceda. La misión tiene recursos a bordo para tres oportunidades de recolección de muestras.

Si la nave espacial recolecta con éxito una muestra suficiente el 20 de octubre, no se realizarán intentos de muestreo adicionales. La nave espacial está programada para partir de Bennu a mediados de 2021, y devolverá la muestra a la Tierra el 24 de septiembre de 2023.