El gigante asiático de la telefonía celular, Samsung, contrató a usuarios para insultar a su competidora taiwanesa, HTC, por lo que recibió una multa el día de hoy.

En teoría Samsung es el dueño de la mayor parte del mercado asiático de los smartphones y de una tercera parte del mercado mundial, por lo que no debería de estar temeroso de su competencia, sobre todo de una compañía que en el último año ha sufrido una caída en su cuota del mercado como HTC. Sin embargo, la filial taiwanesa de Samsung contrató en abril a estudiantes de ese país para escribir comentarios negativos sobre HTC en las redes sociales y en los foros de tecnología, además de aderezarlos con alabanzas hacia la compañía coreana.

La Comisión de  Comercio Justo de Taiwan decidió multar el día de hoy a Samsung con 341,000 dólares, junto con una multa menor para dos de sus agencias de marketing.

Este tipo de campañas, conocidas como astroturfing, que consisten en dirigir la opinión pública con comentarios en apariencia espontáneos, son más comunes en el ámbito de la política. Resulta extraño que una compañía tan grande como Samsung utilice este tipo de jugarretas para atacar a un rival de menor categoría.

vía Quartz

fuente Ars Technica

temas