Los de Mountain View quieren que sus vehículos sean lo más seguros posibles. 

De acuerdo con un nuevo reporte, Google se encuentra haciendo pruebas con sus vehículos autónomos para enseñarles una de las funciones básicas de la conducción: tocar el claxon.

Con esto, la compañía espera integrar funciones mucho más seguras a sus vehículos para lograr una fluidez lo más natural posible, dejando atrás la sobria idea de que sus coches únicamente sean capaces de llegar a un punto A al punto B de manera impecable, protegiendo en determinado momento a otros conductores y al peatón. Sin embargo, para lograr esto, la compañía necesita que sus coches tengan la capacidad de analizar el tiempo real, saber diferenciar todas las situaciones que podrían ser de peligro para el resto.

Para ello, las pruebas incluyen situaciones diversas en las que además de perfeccionar sus habilidades de tránsito, el auto necesitaría de utilizar la bocina, como alertar a un peatón en un cruce determinado, avisar a otros conductores para que frenen o para volver de un punto sin salida, y hasta ahora las pruebas han funcionado bien, pero todavía hay un largo camino qué recorrer.

vía The Next Web

fuente Google

temas