El dispositivo es capaz de mantener un corazón vivo durante más tiempo por medio de nutrientes.

Un nuevo dispositivo diseñado por Transmedic es capaz de reanimar el corazón de un paciente que ha perdido la vida mediante padecimientos de circulación, trayendo como resultado un mejor mantenimiento del órgano antes de ser colocado a otro paciente.

Este avance podría favorecer a la conservación de los órganos durante mucho más tiempo y en mayores cantidades, para transplantarlos a otros pacientes que así lo necesiten. El sistema “corazón en la caja” como es denominado, ya ha sido probado en hospitales del Reino Unido y Australia, y en al menos 15 casos ha sido todo un éxito.

Normalmente los corazones que se habían donado hasta ahora provenían de pacientes que habían perdido la vida por culpa de enfermedades cerebrales, el corazón aún sano era entonces extraído y resultaba funcional en un nuevo cuerpo.

Y por otra parte, los corazones que habían sufrido una muerte circulatoria, no se consideraban aptos para donar porque cuando el corazón se detiene por sí mismo, éste ya no ha recibido oxígeno y las células del músculo ya han comenzado a morir, así que si se pone a temperatura ambiente, los daños del corazón –denominados isquemias– progresan muy rápidamente.

El aparato desarrollado por la compañía de Massachussetts tiene un costo aproximado de 250,000 dólares y actualmente se encuentra en procesos de aprobación para poder ser utilizado en Estados Unidos. Se espera que de tener luz verde, las donaciones de corazón incrementen de un 15% a un 30% considerando que la cifra de trasplantes de corazón no ha incrementado de 2,400 pacientes al año en los últimos veinte años.

A principios de año, cirujanos del hospital St. Vincent en Nueva Gales del Sur comentaron que utilizaron el dispositivo con éxito, conectando tres corazones que se habían detenido dos minutos antes; utilizando sólo veinte minutos más para instalar el corazón en la “caja”, éste comenzó a latir normalmente. Los médicos alimentan el corazón con sangre oxigenada, electrolitos y otros nutrientes, a través de tubos que se conectan al órgano mediante pinzas.

“Este dispositivo es vital. El corazón adquiere infusiones escenciales de sangre para revitalizar su energía” dijo el cirujano británico Stephen Large.

Large hace hincapié en el hecho de que, al menos en el Reino Unido, los donantes con muerte cerebral son insuficientes. La crisis podría deberse específicamente en su país, al hecho de que a diferencia de Estados Unidos –donde los donantes de corazón  duplican el número a la mitad– las armas de fuego están prohibidas. Así que el cirujano cree que aceptar donantes de muerte circulatoria, podría incrementar en un tercio o más el suministro en el Reino Unido.

El dispositivo de Transmedics se ha utilizado en algunos cuerpos sin vida, y en siete de los ocho casos en los que se empleó, el corazón fue reanimado dentro del paciente. Después de pararse el riego sanguíneo, el equipo esperó algunos minutos antes de cortar el suministro de sangre al cerebro y lograron reanimar el corazón sin extraerlo.

Con este avance, los cirujanos ya no necesitarán exclusivamente corazones que procedan de donantes con muerte cerebral, y tendrán mucho más tiempo para que el recipiente reciba un órgano nuevo, por ahora los ocho trasplantes que se han realizado hasta la fecha han tenido éxito, afirma Large; un paciente fue idenficiado públicamente como Huseyin Ulucan, el hombre de 60 años reside en Londres.

vía Popsci

fuente MIT Technology Review

temas