La artista conceptual muestra que también tiene muy buen humor.

Yoko Ono es una mujer que no deja indiferente a nadie, ya sea por los miles de fans que le achacan la ruptura de los Beatles o por sus obras de arte y sus performances, como cuando se sentaba en el suelo y dejaba unas tijeras enfrente de ella, buscando que los espectadores dieran rienda a su animo.

Ahora, para celebrar su carrera, el Museo de Arte Reykjavik de Islandia exhibe Yoko Ono: One More Story, una selección de lo mejor de la obra de Ono, aderezada con complementos de otros artistas que, bajo ciertas instrucciones de la artista, rinden homenaje a las narrativas que expresan la visión poética y crítica de Yoko Ono.

La obra que más llama la atención es una ciruela flotando en perfume en un sombrero de hombre… Sí, la bebida que Moe le sirve a Yoko en el fabuloso episodio El cuarteto de Homero, uno de los capítulos más recordados en la historia de Los Simpson.

La obra no es completamente de Yoko, sino una colaboración con el artista finlandés Ragnar Kjartansson, quien siguió la siguiente instrucción de Yoko: “Suministra un recipiente para beber agua diseñado para personas específicas, tanto para sanar sus mentes afectadas por los señores de la guerra como para que aprecien el valor de los activistas que los combaten”.  Sí, las instrucciones eran bastante ambiguas, pero sirvieron para que Kjartansson haciera una genial alusión a Los Simpson, y para el resto de lso mortales recordar la época en que Yoko tenía un romance con Barney Gómez y, de manera similar, le dio instrucciones especificas a Moe para servir su trago favorito.

fuente The Verge

temas