Unas imitaciones de Transformers fueron usadas por un grupo del crimen organizado.

Cada cierto tiempo informamos de alguna maldad realizada por robots, cosas que van desde participar en manifestaciones políticas o atacar a una pobre anciana, hasta escapar de sus creadores humanos. Pero ahora las máquinas han ido un paso más allá y se han inmiscuido en el crimen organizado… o algo así.

De acuerdo con una nota de El Universal, hace unos días dos robots se sumaron a una organización criminal especializada en clonar tarjetas de crédito. Lamentablemente para el currículum de estos Decepticons de pacotilla, su talento no fue usado para ninguna actividad relacionada con la tecnología, sino para ocultar las tarjetas clonadas como simples “mulas”.

El robot amarillo no reveló su rostro. ¿Será Bumblebee?

Así es, la Policía Federal confiscó en el Aeropuerto Internacional de Tijuana una caja proveniente de la Ciudad de México llena de robots de juguete (imitaciones de Transformers) que llevaban 26 tarjetas de crédito clonadas. Las tarjetas estaban escondidas entre dos robots, de los que sólo se revelaron un par de datos: uno era azul y el otro amarillo.

¿Acaso Bumblebee se pasó al lado oscuro de la fuerza motriz? Eso será un misterio más que no podremos resolver, y nos despertará a las 2 de la madrugada e impedirá que sigamos conciliando el sueño.

fuente El Universal

temas