Este inicio nos hace creer que la segunda temporada será igual de buena o mejor que la primera.

Hace diez años tomé una clase de epistemología y la profesora comenzó preguntándonos cómo sabíamos que no estábamos soñando, cómo sabíamos si la clase no era una pesadilla, incluso no nuestra, sino la de alguien más. Luego de ver el primer capítulo de la segunda temporada de Westworld, la pregunta que me hicieron hace tanto tiempo regresaba una y otra vez a mi cabeza.

Al final de la primera temporada, Dolores Abernathy (Evan Rachel Wood) protagonizó una revolución y acabó con el creador del parque, Robert Ford (Anthony Hopkins). De este final nacieron un sinfín de preguntas: ¿Cómo estarán las cosas dentro de Westworld después de la revolución? ¿Los internos tomarán completamente el asilo? ¿Seguirán los invitados corriendo por los salones y acampando en las afueras de la ciudad como si no pasara nada? ¿Quién, si hay alguien, en el equipo de gestión todavía está vivo? ¿Qué hará Dolores ahora que tiene el control? ¿La revolución ya está completa? ¿Qué pasará con los otros personajes? ¿Quién realmente está soñando? ¿Cuál es la verdadera realidad?

Gracias a un evento realizado por HBO Latinoamérica, pudimos disfrutar del primer capítulo de la segunda temporada y te podemos decir que el inicio es igual de emocionante que el final: te atrapa desde que empieza y a partir de ahí nunca para. Eso sí, te dejará con más dudas que respuestas.

Un inicio prometedor

Sí, Westworld ya no es un parque de diversiones para que toda persona pueda ir a disfrutar de sus fantasías o depravaciones. Los anfitriones tienen el control de quiénes son. En este primer capítulo, nos explican qué ha pasado con cada uno de los personajes, donde están y qué intentan hacer.

Aquí siguen los saltos temporales, pero a diferencia de la primera temporada, nos dejan claro que estamos dando brincos en el tiempo. Las pocas preguntas que tienen respuesta siguen siendo vagas y confusas. El despertar de los anfitriones sigue liderado, por razones diferentes, por Dolores.

Dolores Abernathy sigue al frente de la revolución de los anfitriones.

Bernard (Jeffrey Wright) no sabe cuál es su lugar en el mundo entre las máquinas y sus creadores, parece ser que sigue siendo uno de los personajes con más preguntas por responder.

Maeve (Thandie Newton), otro de los ejes de la revolución, desempeñó un papel crucial tras bastidores en la revolución de los anfitriones, un papel aparentemente escrito por el mismo Ford. Entonces, nos hacen creer que todo lo que Maeve hizo estaba predeterminado, pero cuando se baja del tren y vuelve al parque vemos que no fue así. En este primer capítulo, varios de los momentos más emocionantes se viven a través de ella.

Maeve protagoniza varios de los momentos más emocionantes se viven a través de ella.

Este inicio nos da muchas razones para creer que la segunda temporada de Westworld será igual de buena o mejor que la primera. La fotografía junto con la banda sonora siguen siendo de una calidad impresionante, cada detalle está cuidado, cada diálogo se convierte en una cita y todas las actuaciones siguen siendo merecedoras de nominaciones.

Una historia de ciencia ficción, que me atrevería a decir, puede llegar a ser de las mejores adaptaciones de todos los tiempos.

temas