Coppola ha sido amigo de Lucas durante décadas.

George Lucas pasó de ser una figura de culto para los admiradores de Star Wars a uno de los personajes más vilipendiados del mundo por culpa de las precuelas de la saga galáctica. Lo anterior se debe a que, prácticamente su carrera como director se acabó después del éxito de la primera cinta de Star Wars, franquicia que le permitió convertirse en uno de los cineastas más acaudalados del mundo. Lucas sólo se mantuvo activo en el apartado artístico en contados proyectos, incluyendo los guiones de la trilogía de Indiana Jones, Willow y Red Tails.

Sin embargo, antes de Star Wars, Lucas era uno de los jóvenes directores que más prometían, gracias a su incomprendida y nada exitosa THX 1138 y la original American Graffiti, algo nada fácil si tomamos en cuenta que era parte de una generación que incluía a Woody Allen, Francis Ford Coppola, Brian de Palma, Martin Scorsese, y a un joven Steven Spielberg.

Coppola y Lucas cuando eran chavos.
Coppola y Lucas cuando eran chavos.

Francis Ford Coppola, uno de los amigos más cercanos al creador de Star Wars, concedió una larga entrevista a Vanity Fair en la que recordó que él siempre ha pensadó que Lucas nunca logró sacar todo su potencial artístico por culpa del inusitado éxito comercial del universo galáctico.

“George [Lucas] es una especie de genio. Pero es una pena que una franquicia absorbiera tanto de su talento. Espero que George no se ofenda, pero lo cierto es que Star Wars nos costó por lo menos diez películas suyas que podrían haber sido maravillosas”.

En la entrevista Coppola habla de su carrera como cineasta y su vida lejos del cine, centrándose en su relajada vida como productor vinícola.

fuente Vanity Fair

temas