Así es el búnker subterráneo de la Casa Blanca en donde Donald Trump se refugió

Es la primera vez en 19 años que un presidente de Estados Unidos se refugia en el Centro de Operaciones de Emergencia Presidencial.
(Foto: Getty Images)

Donald Trump parece que se orinó en los pantalones el viernes pasado, cuando se informó que se refugió en el búnker de la Casa Blanca durante las protestas en Washington D.C., por el brutal asesinato de George Floyd y la violencia policial contra la comunidad negra en Estados Unidos. El New York Times reportó que el Servicio Secreto llevó durante casi una hora al presidente Trump al Centro de Operaciones de Emergencia Presidencial, como se le conoce al búnker, para refugiarse de los manifestantes que estaban incendiando la ciudad. El último registro que se tiene sobre la última ocasión que un presidente utilizó el búnker de la Casa Blanca es del 11 de septiembre de 2001, y aquí están las imágenes de esa ocasión.

El búnker fue construido a principios de la década de 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Franklin Delano Roosevelt era el presidente de los Estados Unidos. Al parecer, Harry Truman amplió el Centro de Operaciones en 1948 y se especula que la pasada administración invirtió 375 millones de dólares para remodelarlo entre 2010 y 2012… pero desde el 11 de septiembre de 2001, nadie lo había utilizado, hasta ahora. Claro, tenía que ser Trump.

En 2015 y 2016 los archivos nacionales de Estados Unidos revelaron las fotografías del día que fueron derribadas las Torres Gemelas y el personal de la Casa Blanca fue llevado al Centro de Operaciones de Emergencia Presidencial, por la amenaza que representaban los ataques terroristas en ese momento.

Aquí están las imágenes del búnker de la Casa Blanca:

(Foto: Archivo Nacional de E.E. U.U.)

(Foto: Archivo Nacional de E.E. U.U.)

(Foto: Archivo Nacional de E.E. U.U.)

(Foto: Archivo Nacional de E.E. U.U.)

(Foto: Archivo Nacional de E.E. U.U.)

Después de que los manifestantes se dispersaron de la Casa Blanca, Trump salió (a Twitter) para decir agradecer al Servicio Secreto por su protección y decir que “no podría haberse sentido más seguro”. Y sugirió que si los protestantes hubieran intentado entrar en sus aposentos habría sido atacados por “los perros más viciosos y las armas más siniestras”.