Un nuevo virus promete ser el primer paso de una manera efectiva de atacar al cáncer.

Los tratamientos contra el cáncer en la piel suelen ser caros y a veces no ayudar mucho a sus pacientes. Este es el caso del nuevo tratamiento que la FDA (Administración de alimentos y drogas) de Estados Unidos aprobó. Sin embargo, este nuevo medicamento representa un enorme paso para la oncología.

Esta nueva medicina, llamada Imlygic (de la compañía de biotecnología, Amgen) es el primer virus aprobado por la FDA por su habilidad para atacar células cancerígenas. Antonio Chiocca, del Brigham and Women’s Hospital, considera a este virus un nuevo tipo de arma contra el cáncer. Tras el Imlygic, los investigadores podrán continuar un trabajo hacia modos más eficientes de luchar contra el cáncer.

La idea de usar un virus contra el cáncer viene desde hace décadas: cuando una célula se hace cancerígena y se replica, pierde sus defensas y ahí es cuando puede atacar un virus. Ahí está la importancia de Imlygic, demuestra que este tipo de mecanismo contra el cáncer es posible.

Este medicamento se basa en una versión reingeniada del virus herpes. Para administrarlo, los oncólogos inyectan millones de este virus al tumor. El virus prefiere infectar células cancerígenas y matarlas. Cuando el sistema inmunológico detecta los restos de las células cancerígenas, se une a la batalla. El reto fue lograr que este virus no atacara células sanas y que al mismo tiempo el sistema inmunológico detecte pedazos del virus y el cáncer para saber que los tiene que atacar.

El problema es que aun no han podido definir con certeza si cuando el sistema inmunológico reacciona. Todavía no saben si ataca solamente a las células cancerígenas con el virus o puede llegar a detectar todas las células malignas.

Los estudios han demostrado que Imlygic es una droga poco eficaz. Sólo le aumenta el tiempo a sus pacientes unos 4.4 meses y reduce los tumores durante 6 meses a sólo el 16 por ciento de sus pacientes. Pero lo bueno es que los padecimientos son menores a comparación de lo que hace la quimioterapia. La esperanza de esta droga, además de ser la prueba de que un concepto funciona, está en la mezcla con los inhibidores de punto de control inmunológico, los cuales estimulan al sistema inmunológico.

Ya veremos qué se deriva de este primer paso. Si bien no es la cura del cáncer, puede ser una prometedora etapa para el desarrollo de medicamentos cada vez más eficientes.

fuente Wired

temas