Una publicación científica dio a conocer el estudio de un grupo de arqueólogos que plantea una hipótesis  sobre las creencias relacionadas con el vampirismo en Polonia.

Entre los siglos XVII y XVIII, Europa fue caldo de cultivo para las supersticiones. En esa época uno de los puntos donde más florecieron las creencias ligadas a lo sobrenatural, la magia y las maldiciones fue Polonia, donde surgieron mitos que se expandieron por todo el mundo, como el pensar que levantarse con el pie izquierdo o derramar sal mientras se come trae mala suerte.

Además de llevar a cabo rituales para atraer la buena suerte, los polacos realizaban hace 400 años diversos protocolos de seguridad durante los funerales para evitar que una persona, de la que se sospechaba, pudiera regresar a la vida como un vampiro. Lo anterior ha sido de sobra comprobado en diversas excavaciones. La creencia general de los historiadores es que la mayoría de las personas que eran enterradas como vampiros, eran en realidad extranjeros o personas con malformaciones.

Uno de los cadáveres analisados en el estudio
Uno de los cadáveres analizados en el estudio

Ahora, un grupo de investigadores de la Universidad del sur de Alabama realizaron un estudio en el panteón de Drawsko –ubicado en el noroeste de Polonia–, donde encontraron 6 esqueletos que pertenecieron a un hombre adulto, una adolescente, tres mujeres adultas y un joven de sexo desconocido que presentaban señales de haber sido confundidos con vampiros. La investigación demostró que los cadáveres pertenecieron a nativos de la zona que presentaban una estructura física normal, lo cual se determinó por una serie de análisis usando isótopos de estroncio en los dientes de los fiambres.

Los cuerpos de los difuntos tenían una hoz sobre la garganta, lista para rebanarle el cuello al muerto en caso de que intentara levantarse, o grandes piedras en la garganta, para que el “vampiro” no pudiera respirar de nuevo y evitar que mordiera a alguien.

Lesley Gregoricka, coautora del estudio, cree que la razón del entierro de los supuestos vampiros se debe a una epidemia de cólera que azotó la región. De acuerdo con esta hipótesis los lugareños confundieron a los síntomas de la enfermedad con vampirismo y prefirieron tomar precauciones.

“La gente de la época postmedieval no entendía cómo se propagaba la enfermedad, y en lugar de una explicación científica para estas epidemias, explicaban el cólera y las muertes que resultaban de ella de manera sobrenatural”, dijo Gregoricka.

El vampirismo no era una creencia exclusiva de Polonia, pero es una de las zonas donde más se expandió.

vía NBC

fuente PLOS ONE

temas