Este es el significado de la vida en el universo según las matemáticas

Un par de científicos resolvieron un acertijo milenario y que hace referencia al famoso número 42 de La Guía del autoestopista galáctico
(Foto: Touchstone Pictures)

Obviamente, una de las preguntas que ha inquietado al hombre desde los anales de su historia es, ¿cuál es el significado de la vida? Pues bien, parece que un par de matemáticos tienen la respuesta. Pero lamentamos decirte, desde ahora, que no tiene nada que ver con respuestas tontas del tipo Paulo Coelho: “es la felicidad” o “el amor a ti mismo”.

Este grupo de matemáticos utilizaron una red global de 500,000 computadoras para resolver un acertijo matemático centenario que sólo involucra a un número: el 42.

¿Por qué el 42? En la novela de ciencia ficción de Douglas Adams La guía del autoestopista galáctico, un par de programadores le encargan a la supercomputadora más grande de la galaxia responder a la última pregunta sobre el significado de la vida, el universo y todo lo demás. Después de 7.5 millones de años de procesamiento, la computadora alcanza una respuesta: 42, pero razona que la pregunta fue mal planteada y debe ser formulada correctamente para entender la respuesta.

Ahora bien, existe una ecuación conocida como diofantina y se refiere a cualquier ecuación algebraica, de dos o más incógnitas, cuyos coeficientes recorren el conjunto de los números enteros, de las que se buscan soluciones enteras, esto es, que pertenezcan al conjunto de los números enteros.

La ecuación debe su nombre al matemático Diofantus de Alejandría, quien propuso un conjunto similar de problemas hace unos 1.800 años, pero en realidad, responde a una incógnita que se plantearon los griegos por allá del siglo III d.C: “¿Cómo puedes expresar cada número entre 1 y 100 como la suma de tres cubos?” expresada en términos algebraicos de la siguiente manera: ¿cómo se resuelve x ^ 3 + y ^ 3 + z ^ 3 = k, donde k es igual a cualquier número entero de 1 a 100?

Los matemáticos modernos revisaron este acertijo en la década de 1950 y encontraron la solución para 69 casos, posteriormente se resolvieron los números más fáciles, pero quedaron pendientes el 33 y el 42 hasta el 2019.

En abril de este año, el matemático Andrew Booker, catedrático de la Universidad de Bristol, eliminó al 33 de la lista. Utilizando un algoritmo informático para buscar soluciones a la ecuación diofantina con valores x, y y z que incluían todos los números entre 99 billones positivo y negativo, Booker encontró la solución al 33 después de varias semanas de tiempo de cálculo. Pero todavía faltaba el dichoso 42.

El problema es que, según el científico, si había una respuesta a algunos enteros mayores debía ser mayor a 99 billones y para procesarla se necesitaba una cantidad impresionante de potencia informática, entonces Booker recurrió a Andrew Sutherland, matemático del MIT, para reservar un tiempo con una red informática mundial llamada Charity Engine.

La Universidad de Bristol explica en un comunicado que esta red mundial toma la potencia inactiva de más de 500,000 computadores personales de todo el mundo. Un millón de horas de tiempo de procesamiento después, Booker y Sutherland encontraron la respuesta a la ecuación donde k es igual a 42.

Entonces, retomando la pregunta de Adams, la respuesta al significado de la vida y el universo es:

(-80538738812075974)^3 + (80435758145817515)^3 + (12602123297335631)^3 = 42

Lo sé, parece un trágico e inexplicable final pero en realidad se trata de una manera de poner a prueba la capacidad informática y la inteligencia humana. Por otro lado Douglas Adams, dice que siempre fue una mera ocurrencia que la computadora de su novela diera ese resultado. Sin embargo, también Lewis Carroll menciona a lo largo de su obra el número 42. ¿Mera coincidencia? No lo sabemos, pero el enigma sobre cómo puedes expresar cada número entre 1 y 100 como la suma de tres cubos ha sido resuelta hasta donde había sido planteada, porque los científicos seguirán haciendo cálculos sobre números enteros al respecto.