¿Qué son y por qué hay años bisiestos?

Cada cuatro años se agrega un día adicional al calendario para sincronizarlo con el año solar.
Foto: Código Espagueti.

Sería una mentira decir que nuestro planeta se tarda 365 día en concluir su órbita alrededor del sol, sino un poco más. De hecho 5 horas, 48 minutos y 56 segundos más cada año, lo que a la suma da un día completo cada 4 años. Esa es la razón por la que tenemos un año bisiesto, y por la cual febrero tiene 29 días cada cuatro años.

Los romanos tenían el concepto bis sextus dies ante calendas martii (repítase el sexto día antes del primer día del mes de marzo), que correspondía a un día extra intercalado entre el 23 y el 24 de febrero. El emperador Julio César le pidió al astrónomo alejandrino Sosígenes creara un calendario alternativo al romano, que fuera más acorde a la rotaciónd el planeta, y éste propuso uno con 365 días que necesitara un día extra cada 4 años para alinearse con el año solar.

Años después, el papa Gregorio XIII decidió colocar el día extra propuesto por el calendario juliano el 29 de febrero.

Un año es bisiesto si cumple los siguientes criterios:

  • Es bisiesto si es divisible entre 4.
  • Pero no es bisiesto si es divisible entre 100.
  • Pero si es bisiesto si es divisible entre 400.

Por esta razón no fueron bisiestos el año 1800 ni 1900, ni lo serán el 2100 o 2200, pero sí que lo fue el año 2000.