El armatoste será de enorme utilidad para los proctólogos.

Los avances médicos siempre buscan beneficiar al paciente, pero el nuevo invento de un equipo de especialistas del Colegio Imperial de Londres busca ayudar, en primer lugar, a los jóvenes que se preparan en una de las especialidades médicas más incomodas: la proctología.

La innovación tecnológica de los investigadores londinenses es un invento fuera de lo común: unas nalgas róboticas anatómicamente perfectas. La idea detrás de su armatoste es enseñar de una manera no invasiva a realizar correctamente un tacto rectal.

nalgas-robot

El dispositivo no sólo es una réplica de un trasero, sino que internamente cuenta con todos los elementos de un ano y recto. Las nalgas robot incluyen  un sin número de sensores de presión que ayudan a los profesores a evalúan si los estudiantes están haciendo un tacto de forma correcta. Para poder usarlo es necesario portar un guante con actuadores hápticos que permiten modificar la presión de las partes internas del robot, así se puede emular la sensación que se tiene cuando se tocan diferentes problemas del recto, como un tumor.

La idea detrás de estas nalgas robot es ayudar a practicar el tacto rectal sin incomodidades para los practicantes y los probables sujetos de prueba. La idea ha sido tan bien recibida que los desarrolladores del armatoste ya están buscando financiamiento para poder comercializar su producto.

fuente Imperial Collegue London