Hace 340 años, un científico danés descubrió uno de los secretos del Universo.

Además de ser el cumpleaños de Noam Chomsky, hoy festejamos a la luz. O, mejor dicho, a Ole Romer, el científico danés que por primera vez logró medir correctamente su velocidad. Es un gran día para la ciencia y Google lo sabe, pues en su Doodle de hoy celebra el  340 aniversario del día en que Romer publicó por primera vez el trabajo que revolucionaría la manera en que estudiamos el Universo.

Antes de la llegada del astrónomo danés, la gente iba por el mundo pensando que la velocidad de la luz era infinita. Unos pocos, sin embargo, no estaban seguros de esa idea. Galileo y Romer fueron sólo algunos de ellos. Al primero, por ejemplo, se le ocurrió la idea de colocar a dos personas con lámparas a más de un kilómetro de distancia. Los observadores cubrían y descubrían manualmente las lámparas para ver si había algún tipo de retraso en la velocidad de la luz. Desde luego, ahora que conocemos qué tan rápida es (300 mil kilómetros por segundo) sabemos que su experimento jamás iba a dar resultado.

ole-romer
Ole Romer logró por primera vez medir correctamente la velocidad de la luz.

La razón por la que Romer tuvo éxito fue porque pensó en una escala mayor. En 1676, había intentado medir los eclipses de Ío, la luna de Júpiter, los cuales ocurrían cada 1,769 días terrestres. Ahí fue cuando notó algo raro. El tiempo entre cada uno de los eclipses se reducía progresivamente cuando la Tierra se acercaba a la órbita de Júpiter, y aumentaba cuando se alejaba de éste. Romer, entonces, se dio cuenta que la posición de la Tierra no tenía por qué influir en un fenómeno físico como ese, que la respuesta a tal embrollo tenía que estar en otra parte.

Ahí fue cuando entendió cómo medir la velocidad de la luz. La luz que viene desde Júpiter recorre una mayor distancia cuando la Tierra se encuentra más alejada, lo que explica las fluctuaciones de tiempo: 11 minutos más o menos, según la posición de nuestro planeta.

Romer, junto con o el astrónomo holandés Christiaan Huygens intentaron calcular por primera vez la velocidad de la luz. Aunque nunca pudieron encontrar la cifra exacta, gracias a ellos comprendimos que la luz se desplaza a una velocidad constante, y que ésta es la llave para entender lo que sucede en nuestro universo e incluso más allá.

fuente Google

temas