Fósil descubierto de especie extinta revela secretos evolutivos de los seres humanos

El fósil hallado por investigadores de la Universidad de Washington corresponde al Paranthropus robustus, y revela cómo se adaptó al ambiente
Foto: Ámbar Jaeger

Investigadores de la Universidad de Washington descubrieron un fósil de cráneo de una especie extinta que ha revelado varios secretos de la evolución en seres humanos. Los expertos hallaron la pieza en Johannesburgo, Sudáfrica, y corresponde al Paranthropus robustus.

La investigación publicada en la revista Nature Ecology & Evolution indica que el fósil da pie a nuevas teorías de la manera en que las condiciones ambientales impulsaron cambios en una especie humana extinta, así como el proceso de adaptación y la dieta que debió emplear para la supervivencia.

Foto: Nature Ecology & Evolution

“Hay razones para creer que los cambios ambientales sometieron a estas poblaciones bajo estrés dietético. Tiene una serie de características en su cráneo, mandíbula y dientes que indican que se adaptó a una dieta que consistía en alimentos muy duros”, señala el profesor David Strait.

El fósil hallado en las cuevas de Drimolen al noroeste de Johannesburgo, revela que el Paranthropus robustus evolucionó rápidamente durante un periodo de cambio climático, lo cual se reflejó en cambios anatómicos que anteriormente se atribuían al sexo.

Los expertos tenían datos para creer que la presencia del P. robustus fue clave para la desaparición del Australophitecus. Señalan que la transición ocurrió rápidamente en solo decenas de miles de años, hasta que las condiciones ambientales fueron favorables para otras especies.

“Nuestro trabajo ha demostrado que Drimolen es anterior a Swartkrans en unos 200 mil años, por lo que creemos que P. robustus evolucionó con el tiempo, con Drimolen representando una población temprana y Swartkrans representando la población posterior”, añadió Jesse Martin.