No sólo se cuidarían ríos, lagos y humedales, también se podrían reducir las tarifas de agua potable.

Agua, el vital liquido, esencial para al vida

(Felipe Mancilla)

¿Has escuchado hablar sobre la sustentabilidad del agua? Hay un documento que se llama la Declaración de Dublín sobre el Agua y el Desarrollo sostenible, el cual señala en su Primer Principio que el agua es indispensable para la vida y que “la gestión eficaz de los recursos hídricos requiere de un enfoque integrado que concilie el desarrollo económico y social y la protección de los ecosistemas naturales”.

De acuerdo con un documento filtrado por WikiLeaks, si el mundo no modifica sus hábitos alimenticios, para el año 2050 se podría agotar el agua potable en la mayor parte del mundo. Para abordar la problemática de la escasez del líquido vital existe una cosa que se llama Gestión Integrada de los Recursos Hídricos (GIRH), mismo que la Asociación Mundial del agua define como: “un proceso que promueve el manejo y desarrollo coordinado del agua, la tierra y los recursos relacionados, con el fin de maximizar el bienestar social y económico resultante de manera equitativa sin comprometer la sustentabilidad de los ecosistemas vitales”.

En otras palabras, la sustentabilidad el agua se enfoca en satisfacer las necesidades de generaciones presentes, sin comprometer el derecho de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades. ¿Te suena familiar? Es posible que no, porque a los gobiernos y las políticas de privatización de los mantos acuíferos les importa un pepino.

La prueba más clara es el mantenimiento del Sistema Cutzamala, el cual tiene 80 años de antigüedad y es utilizado para abastecer a la Ciudad de México, al Estado de México y a Michoacán; y al mismo tiempo priva de agua a las comunidades aledañas.

Recientemente publicamos una nota sobre las medidas que debes tomar frente al megacorte de agua que se llevará a cabo del 30 de octubre al 4 de noviembre para dar mantenimiento al Sistema Cutzamala. Sin embargo, también es importante que sepas que existen otras formas de captar agua para tu hogar, que nos permiten mantener a los ríos y mantos acuíferos de la Tierra sin tanta sobreexplotación.

Captación de agua de lluvia

(Isla Urbana)

Tal vez esta sea la forma más popular de captar agua. Como su nombre lo indica, se trata de un sistema para captar y almacenar el agua proveniente de la lluvia. En las casas suele usarse el sistema de bajantes para dirigir el agua de lluvia hacia un colector (puede ser desde un barril hasta una cisterna). Existen algunas empresas e iniciativas que promueven, e incluso instalan, sistemas de captación de lluvia para abastecer hogares.

La captación de agua de lluvia es una de las muchas alternativas al costoso tratamiento del agua marina y otras aguas no captadas por presencia de metales pesados o contaminación.

Recolección de agua proveniente del aire

(I’m Novation)

Este proceso de captación se hace a partir de la niebla, y se realiza extendiendo grandes paneles parecidos a pancartas que son fabricados con un material que atrapa la humedad del aire. El agua se va canalizando gota a gota, por lo que se requiere de materiales altamente eficientes para asegurar su recolección.

La recolección de agua del aire puede ser un método viable para zonas que se encuentran con una elevada humedad ambiental. Aunque falta desarrollar tecnología más eficaz, se han hecho grandes avances en este tipo de recolección. Por ejemplo, un colector grande de 40 m2 es capaz de producir alrededor de 200 litros diarios de agua y en los mejores días se pueden captar hasta 1,000 litros.

En el caso de uso doméstico, se puede fabricar un captador con un pequeño enrejado para atrapar las gotitas y conducirlas a algún contenedor.

Captación de agua por escurrimiento

(Life Rural Supplies)

Este método se conoce formalmente como recolección de agua por escorrentía. Según la Wikipedia, “En hidrología la escorrentía se refiere a la lámina de agua que circula sobre la superficie en una cuenca de drenaje, es decir, la altura en milímetros del agua de lluvia escurrida y extendida”.

Esta forma de capturar agua es efectiva cuando se utiliza en cauces temporales que se crean cuando hay lluvias torrenciales e inundaciones o, incluso, cuando se derrite la nieve. Suelen almacenarse en tanques de gran capacidad y su uso posterior puede requerir de una bomba eléctrica.

***

Utilizar cualquiera de estos métodos de recolección de agua nos permitiría recargar los acuíferos, conservar las reservas de agua potable (ríos, lagos, humedales), fomentar la cultura de conservación y uso óptimo del agua; y reducir las tarifas de agua potable entubada por la disminución de su uso.

temas