Es hasta ahora el barco griego más antiguo encontrado en buenas condiciones.

Luego de permanecer hundido por alrededor de 2 mil 400 años en el mar Negro, un equipo de arqueólogo encontró en las costas de Bulgaría un barco, que aparentemente es de origen griego, en perfectas condiciones. La nave mide 23 metros y fue encontrado a una profundidad de 2 mil metros con sus remos, mástil y timón bien conservados. Aunque se han encontrado barcos de mayor antigüedad, este destaca por sus condiciones.

“Un barco que haya sobrevivido intacto desde la época clásica, yaciendo bajo una capa de agua de dos kilómetros, es algo que yo nunca habría pensado que fuera posible. Esto va a cambiar nuestra manera de comprender la construcción y navegación marítimas en el mundo antiguo”, afirmó Jon Adams, investigador principal del proyecto Black Sea Map.

Los expertos creen que su buen estado de conservación se debe a la falta de oxígeno y que cuando estaba en servicio pudo haber sido como el que se presenta en el jarrón de las Sirenas conservado en el Museo Británico. El arte de la pieza muestra a Ulises atado al mástil de su barco para no caer víctima del canto de las sirenas.

The Siren Vase
(British Museum)

The Siren Vase

Los investigadores exploraron el naufragio utilizando un par de vehículos operados a distancia (ROV). Una muestra de la nave fue traída a la superficie y el carbono se remonta a 400 AC. Aun no han tenido la oportunidad de explorar el contenido del barco, que podría contener algún cargamento precioso y arqueológicamente significativo.

Este descubrimiento es el resultado de tres años de rastreo marino en el área. En este tiempo el equipo, conformado por científicos británicos y búlgaros, encontró 60 piezas de barcos (pecios) que van del siglo XVII hasta la época romana.

En caso de que el equipo obtenga fondos adicionales, le gustaría regresar al sitio y realizar investigaciones adicionales. Además de explorar el interior del barco, lo que tendrían que hacer utilizando ROV, ya que es demasiado profundo para los buceadores humanos, los investigadores esperan aprender más sobre la tecnología marítima griega, el comercio y los movimientos en el área. El proyecto está siendo financiado por Julia and Hans Rausing Trust, y se informa que ha costado 15 millones de euros.

vía El País

temas