El método consiste en una nueva técnica genómica, que se aplica directamente en las células infectadas por el virus.

Las terapias antirretrovirales actuales son efectivas para reprimir el VIH, pero no consiguen eliminar el virus de los pacientes, por ello el VIH puede mantenerse en un estado latente y reactivarse si se suspende el tratamiento.

Ayer, se dio a conocer el trabajo de un grupo de científicos internacionales adscritos a la ONU, quienes  realizaron una serie de experimentos tomando como base el trabajo anterior de Yoshio Koyanagi, de la Universidad de Tokio, para combatir el VIH modificando directamente el ADN.  Los investigadores consiguieron “cortar” todos los restos de VIH directamente de un mapa del genoma humano.

Kamel Khalili, director del proyecto, utilizó una técnica de edición de genoma y un sistema complejo que le permitió identificar el virus en los cromosomas para, una vez localizado, extirpar el VIH de las células T y la microglia. El método también fue eficaz en evitar que el virus se propagara al realizar la extirpación, debido a que el VIH suele replicarse fácilmente en otras células.

“Nos quedamos muy contentos con el resultado. Fue sorprendente cómo este sistema puede realmente identificar al virus en los cromosomas, para saber con exactitud cuál región extirpar”, declaró Khalili.

A pesar de la eficacia del método, aun se está lejos de poder ser una cura, debido a que el proceso todavía no es completamente fiable. Hasta el momento todas las pruebas se han realizado en el laboratorio, y modificar de la misma el forma el ADN de los pacientes infectados podría generar otros problemas a la larga.

Khalili aseguró que seguirá realizando pruebas con este método, sobre todo analizando los nivel de contaminación de las células que se obtiene con el proceso. La próxima etapa de su investigación abarcará el uso de nanopartículas y la experimentación con ratones.

vía The Scientist

fuente PNAS

temas