¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Detienen las investigaciones en el laboratorio de armas biológicas más importante de EE.UU. por fallas de seguridad

Esto me recuerda a... ¡Resident Evil!
(Foto: Patrick Semansky/AP)

Desde hace mucho tiempo, cuando vi por última vez una película de Resident Evil, no me había imaginado cómo podría ser el fin del mundo a causa de un apocalipsis zombie. Hasta ahora, que después de una inspección, realizada en junio de 2019, las instalaciones del laboratorio de biodefensa de Fort Detrick, ubicado en Frederick, Maryland, las autoridades de Estados Unidos detuviera las investigaciones que se realizaban en la zona al no aprobar los estándares de bioseguridad.

Si bien, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) tuvieron que detener los trabajos al interior de la instalación de investigación militar dirigida por el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del Ejército (USAMRIID, por sus siglas en inglés) al mostrarse preocupados “ante ciertos estándares de seguridad”, como informó el diario local The Frederick News-Post, todo parece indicar que no hay mucho de qué preocuparse. ¡Uff!

Imaginamos que los inspectores vieron algo así:

Los inspectores detallaron que no se encontraron agentes patógenos infecciosos o material que cause enfermedades, aunque sí hallaron problemas mecánicos dentro del sistema de descontaminación e incluso, que los empleados del lugar no recibían una “formación periódica para trabajar en los laboratorios de biocontención”, entre otras cosas que los CDC no proporcionaron por “razones de seguridad nacional”, menciona The New York Times. El instituto no cumplía con los estándares establecidos por el Programa Federal de Agentes Selectos, del que forman parte el virus del Ébola, la bacteria responsable de la peste y la bacteria Francisella tularensis, que al momento del cese se encontraba bajo investigación.

“La investigación está actualmente en espera”, explicó a través de un comunicado el instituto, y explicó que es probable que se extienda durante varios meses.

(Foto: Frederick News-Post)

Que un lugar como este no cuente con los mecanismos de seguridad adecuados en realidad, representa un grave riesgo. El instituto es un centro de biodefensa que tiene bajo su resguardo el estudio de gérmenes, toxinas y “agentes selectos” que al encontrarse sobre las manos equivocadas, podrían ser utilizados para amenazar la salud pública, animal o vegetal, como explica el Times. Ahí, hay 67 agentes y toxinas seleccionados como los organismos que provocan la viruela, el ántrax, el veneno ricina y los ya mencionados, que son el Ébola y la peste.

“En teoría, los terroristas podrían usar agentes selectos como armas, por lo que el gobierno requiere que cualquier organización que quiera manejarlos pase una verificación de antecedentes, se registre, siga procedimientos de seguridad y se someta a inspecciones a través de un programa dirigido por los CDC y los Estados Unidos Departamento de Agricultura”, dice el NYT.

Por ahora, podemos sentirnos aliviados.