La compañía que diseña, fabrica y vende aviones, helicópteros, misiles y satélites y proporciona asesoramiento y servicio técnico a la NASA, presentó hoy sus nuevos trajes espaciales.

El día de hoy Boeing presentó el día de hoy el traje que sus astronautas utilizarán durante las próximas misiones en la CST-100 Starliner, la cápsula que la compañía está construyendo para llevar gente hacia el espacio desde la Estación Espacial Internacional.

Los trajes se mostraron hoy durante una transmisión en vivo a través de Facebook desde las instalaciones de Boeing en el Kennedy Space Center en Florida. Los trajes presurizados sorprenden en primer lugar por relativa delgadez (es difícil que sean muy delgados dadas las condiciones del espacio) y su color azul rey, alejándonos de los acostumbrados blancos y rojos.

Diseñados por David Clark Company –empresa especializada en trajes aeroespaciales- los trajes no fueron diseñados para los paseos espaciales, al contrario de los trajes ACES tradicionales, más bien están pensados para usarse ​​cuando los astronautas están en el interior del Starliner y se quieran transportar hasta la Estación Espacial Internacional. Los trajes no están construidos para resistir los impactos de micrometeoritos o escombros, ya que no tienen suficientes capas para proteger a la gente de los drásticos cambios térmicos experimentados en el espacio.

En realidad, los trajes son necesarios en caso de una emergencia. Boeing quiere asegurarse de que los astronautas tienen alguna forma de protección en caso de que haya un incendio, o que deshechos espaciales impacten el casco del Starliner y la presión se pierda en el interior del vehículo. Por eso están diseñados para mantener a los miembros de la tripulación a presión y seguros hasta que la situación de peligro se encuentre bajo control.

Foto: Boeing

Los nuevos diseños pesan menos de 9 kilos y son 40% más ligeros que los tradicionales, según Boeing. También mantiene a los astronautas mucho más frescos que antes, gracias a los orificios de ventilación que permiten que permiten al vapor generado salir mientras que el aire puro se mantiene en el interior.

Además, los trajes presentan algunas características ingeniosas como los guantes, los cuales son compatibles con pantallas táctiles para que los astronautas puedan usar las tablets incorporadas en el Starliner durante el vuelo. Esto representa un gran paso respecto a los diseños anteriores, pues se había vuelto muy común que los astronautas perdieran las uñas con los guantes tradicionales. Las Botas de Boeing también son de peso ligero y plegable, a diferencia de las botas voluminosas del traje espacial ACES que astronautas de la NASA han utilizado. Incluso, las botas contaron con ayuda de Reebok para su diseño.

El diseño del casco también es bastante singular. El casco para el traje ACES fue particularmente grande y une al resto del traje con un gran anillo. El casco de Boeing, en cambio, es mucho más pequeño y simples flaps y cremalleras se utilizan para conectar la parte frontal del casco cuando se tira hacia abajo sobre la cara del astronauta. Debajo del casco, los astronautas llevarán un kit manos libres incorporado que les permitirá comunicarse con el control en tierra.

Resulta curioso que los pasajeros no utilizarán estos trajes durante mucho tiempo, ya que el viaje al espacio será bastante corto. El CST-100 Starliner está diseñado para llegar a la Estación Espacial en un tiempo que comprende de seis a 24 horas. Esto es una buena noticia para los futuros astronautas, ya que no hay realmente ninguna oportunidad para ir al baño con el traje puesto.

La mala noticia es que mientras Boeing no termine la construcción del CST-100 Starliner para el programa de viajes comerciales de la NASA, los astronautas seguirán entrenándose con los trajes puestos hasta que el programa esté listo.

Todavía nos falta conocer los trajes espaciales que Sapce X, la compañía de Elon Musk, está diseñando para sus viajes comerciales al espacio.

vía The Verge

fuente Boeing

temas