Sin lugar a dudas los videojuegos actuales cuentan con muchos avances con respecto a sus contrapartes de los setenta y principio de los ochenta, sobre todo de los arcaicos juegos de Atari, sin embargo existe un rubro en el que los viejos cartuchos pueden estar, aun con el paso de los años, por encima de los actuales títulos: El arte de sus portadas.

Si fuiste uno de los mayores de treinta años que poseyó una consola de Atari en su momento de mayor fama, recordaras que, en la mayoría de los casos, las ilustraciones que acompañaban a los toscos cartuchos negros solían tener muy poco que ver con los juegos. Por ejemplo, la portada de Adventure del Atari 2600 muestra a un dragón y un reino medieval, sin embargo el juego no se parece en nada a este dibujo, debido a que éste se compone esencialmente de una serie de rectángulos, y el héroe principal es simplemente un cuadrado.

atari4
Adventure, uno de los juegos más emblemáticos del Atari 2600, la autora de la ilustración es Susan Jaekel.

El viejo gamer tenía que usar mucho la imaginación para creer que los rectángulos, triángulos y cuadrados eran en realidad un mundo de fantasía. Sin embargo la imaginación se ayudaba bastante de las obras de los poco reconocidos ilustradores que realizaban un arte gráfico de mucha calidad.

Susan Jaekel, autora de muchas de las más recordadas imágenes de las portadas de los juegos de Atari, recuerda que cuando la contrataron un ejecutivo de Atari le comentó que ellos requerían dibujos espectaculares para poder comercializar sus juegos, debido a que esas ilustraciones serían las que ayudarian a fomentar la imaginación de sus usuarios al usar los cartuchos. Tim Lapetino, otro ilustrador de Atari, recuerda:

La experiencia de juego en ese entonces no se daba al 100 por ciento con la interacción con la consola. Parte de lo que permitía a los usuarios adentrarse en los juegos era el arte de las portadas que permitía evocar otro lugar. Al jugar ya no estabas sentado en la sala de la casa, sino en un planeta desolado o en el espacio. Y eso se debía sobre todo al arte de las portadas“.

atari
El arte sin entintar de Steeplechase, un juego que salió a la venta en 1975

Cliff Spohn, otro dibujante de Atari, recuerda que incluso para ellos era complicado inventar una obra con elementos de fantasía basada solo en cuadros que no se parecían a nada concreto:

“Los pequeños iconos que se veían en la pantalla de la televisión cuando usabas un juego de Atari eran muy abstractos. Debíamos conseguir que los niños que los jugaban estuvieran imaginando submarinos, buques de guerra, aviones y todo tipo de cosas cuando vieran unos simples cuadritos. Así que mis portadas debían fomentar mucho la imaginación.”

atari1
El concepto de Breakout es abstracto: un palito que evita que caiga una pelota. Pero la portada, realizada por  Cliff Spohn, nos muestra a un guerrero con un látigo destruyendo una pared de colores.

Entre la plantilla de ilustradores que contrató Atari existía gente que venía de muy diferentes oficios, como Susan Jaekel, que tenía experiencia ilustrando libros de texto, Rick Giudice que había trabajado en el concepto de arte espacial para la NASA o George Opperman, el creador del logo de Atari, que trabajaba en el mundo del arte. Sorprendentemente, la mayoría de estos ilustradores afirmaron que en todos los años que trabajaron en Atari nunca jugaron un videojuego, ni siquiera de los que realizaron portadas. Jaekel rememora:

“Nunca he jugado un videojuego en mi vida. aun así fue muy agradable trabajar con Atari, porque eran muy abiertos acerca de qué era lo que yo podía hacer en el arte de sus portadas.Si no recuerdo mal , nunca me pusieron limites. Ellos sólo me decían vagamente de que trataba el juego, y yo era libre de crear el concepto.”

atari6
La bella portada del considerado peor juego de la historia fue realizada por Hiro Kimura, que después trabajó para Coca-Cola, General Electric, la NFL y The New Yorker.

vía The Verge

temas