El cosplay está en la mira de Japón por los derechos de autor

Malas noticias para los cosplayer japoneses.
Foto: Twitter

En poco tiempo el arte de disfrazarse como un personaje del anime o el manga libremente podría cambiar por siempre, al menos en Japón. El cosplay podría comenzar a ser regulado en Japón.

El gobierno japonés está proponiendo una serie de cambios en la ley de derechos de autor para las personas que obtienen dinero a través del cosplay, para que los creadores de las obras puedan obtener una retribución por el uso de sus personajes. Aunque también es posible que los usuarios que los hacen por el simple placer de disfrazarse y obtener algunos me gusta a cambio, puedan resultar afectados.

De acuerdo con Kyodo News, si bien la ley de derechos de autor japonesa no es clara en cuanto a la regulación del cosplay, las nueva reglas podrían afectar directamente a los usuarios de redes sociales como Instagram que comparten sus caracterizaciones con todos sus seguidores, al igual que como lo apuntaron a través Funianime Latinoamérica. Con las nuevas reglas, subir fotografías de cosplay a sitios de Internet podría ser considerado una infracción de derechos de autor.

Enako, una de las cosplayer mejor pagadas de Japón. | Foto: Getty Images

En Japón, más allá de un hobby, el arte del cosplay puede ser un negocio redondo para alimentar a una familia entera, de acuerdo con Kotaku. Una de las cosplayer más populares de Japón, como la famosa Enako, puede llevarse a sus bolsillos más de 90 mil dólares mensuales por hacer apariciones públicas o realizar sesiones fotográficas y aceptar patrocinios, mientras que otros artistas también han encontrado en el cosplay una pequeña mina de oro en personajes del anime. Aunque Enako también ha señalado que durante eventos pagados siempre utiliza atuendos de personajes originales para evitar cualquier problema con las autoridades.

Hasta el momento no está claro cuándo podrían darse a conocer las enmiendas a la ley de derechos de autor en Japón.

***

Mientras esperamos que no muera el cosplay, recordemos la vez que fuimos a la Conque a intentar desentrañar un misterio de la comunidad geek.