La música siempre ha sido sumamente importante en la historia de los videojuegos, desde la lejana época de los 8 bits hasta la actualidad en que bandas de rock llegan a prestar canciones para ambientar una historia de entretenimiento digital. Sin lugar a dudas, los gamers con algo de recorrido recordamos con más cariño, a pesar de su sencillez, las melodías de los títulos que nos proporcionaron horas de diversión en nuestra niñez, tal vez por eso la nostalgia nos lleva a coleccionar memorabilia relacionada con nuestros gustos infantiles o acudir a eventos con aires retro que nos envuelven y llevan, por unos momentos, a recordar y revivir otras épocas más sencillas.

Justamente lo anterior fue lo que se sentía en el ambiente que rodeaba al Auditorio Nacional el pasado lunes 9 de diciembre, cuando la segunda temporada del concierto sinfónico The Legend of Zelda: Symphony of the Goddesses se presentó en el coloso de Reforma. Desde antes de entrar al recinto las afueras del Auditorio se llenaron de fans de una de las sagas más importantes en la historia de los videojuegos, mismos que deambulaban con trajes de oficinista, chalecos de reportero, uniformes escolares o calvas incipientes, pero con un sombrero verde y falsas orejas de elfo que les daban un extraño look para los no iniciados en el mundo fantástico ideado por Shigeru Miyamoto.

zelda1

A pesar de que la primera parte de este espectáculo se había presentado hace tan sólo tres meses (el 3 de septiembre) en el mismo lugar, volvió a dejar pocos espacios vacíos al registrar una entrada aproximada de 8 mil asistentes que coparon los asientos del Auditorio, y rindieron tributo a los personajes emblemáticos de Nintendo.

El recorrido auditivo incluyó momentos que nos llevaron a repasar los capítulos más aclamados de los juegos protagonizados por Link durante poco más de dos horas, como Link’s Awakening, Spirit Tracks, Ocarina of Time, The Wind Waker, Majora’s Mask, The Twlight Princess y el clásico juego de Super Nintendo, A Link to the Past.

zelda4

La responsable de dirigir a la Orquesta Sinfónica de las Américas fue la estadounidense Susie Benchasil, que realizó un gran trabajo, sobre todo si tomamos en cuenta que no es la directora habitual de la orquesta. Por si fuera poco, a la música instrumental se le añadió un coro que ayudó aun más a interpretar fielmente las canciones compuestas por el japones Koji Kondo. A la par de escuchar la buena interpretación del conjunto, los asistentes podían apreciar las pantallas del lugar que reproducían pasajes importantes de los juegos.

En los interludios entre las canciones el publico aplaudía, gritaba y mandaba mensajes a Benchasil y al productor del espectáculo Jeron Moore, quien dirigió palabras a los espectadores en varias ocasiones a lo largo del concierto. De igual forma, sobre todo en las canciones más representativas de The Legend of Zelda, la audiencia no evitaba tararear la melodía, para el disgusto de algunos, y la comparsa de otros, que gustosos replicaban el sonido.

zelda6

La música de orquesta, de concierto o la llamada música “clásica” suele estar alejada del gran público. Es imperativo que recuperemos estas composiciones e interpretaciones para integrarlas en nuestras vidas. No podemos dejar que una serie de protocolos engorrosos y costumbres acendradas nos quiten una de las experiencias más hermosas de la vida.

De una manera prodigiosa, Symphony of the Goddesses logró tocar las mentes y las sensaciones de los asistentes. Fue una conexión tan viva, que algunos no supieron más que integrarse, hacer ruido, participar, expresar su contento, etc. Podemos no estar de acuerdo con expresiones de esta naturaleza en un concierto como éste, pero no podemos dejar de señalar el hecho de que se produjeron precisamente porque la música embargó a los asistentes. Ojalá la música “clásica” se librara de sus ataduras protocolarias como para conmover de esta manera a las grandes audiencias.

zelda3

El concierto se compuso en dos tiempos, divididos por un intermedio, y un encore final. En la primer parte del show la orquesta interpretó canciones de Link’s Awakening, Spirit Tracks, Ocarina of Time y The Wind Waker, esta última lució particularmente bien debido a que utilizaron imágenes de la nueva versión HD que salió hace un par de meses para Wii U.

Después del intermedio Benchasil dirigió la canción Gerudo Valley directamente de Ocarine of Time, posteriormente varias melodías de The Twlight Princess y finalizó con Time of the Falling Rain, misma que provocó el alboroto y aplauso generalizado por ser una selección de piezas de A Link to the Past. 

zelda2

En su intervención final, antes del encore, Moore declaró:

“Este es un juego de fantasía, pero es mucho más que eso. Gracias a los gamers que hicieron posible esta noche, disfrútenlo, muchas gracias, y que tengan una buena noche”.

Debido a la insistencia del público se tocaron tres canciones extras, una de ellas de The Wind Waker, que sirvió como telón para un comercial del más reciente juego de la saga. Adicionalmente deleitaron al público con canciones de Majora’s Mask y Skyward Sword. El concierto finalizó dejando una sonrisa tanto en los videojugadores más viejos como en los jóvenes, que salieron blandiendo espadas de plástico, presumiendo sus disfraces, arremolinándose a los puestos que contaban con parafernalia referente a The Legend of Zelda y corriendo a toda prisa para alcanzar el Metro, pero eso si, con un sombrero verde bien puesto sobre sus cabezas.

zelda9

En suma, los fanáticos nos regodeamos con las memorias traídas de nuestra infancia. Pero de igual modo, la música era tan bella y la interpretación tan bien hecha, que cualquiera pudo deleitarse con el programa de Symphoy of the Goddesses. En una industria tan saturada como la de los videojuegos, pocos títulos podrían lograr algo como esto.

Symphony-of-the-Goddesses-02

Título: The Legend Of Zelda: Symphony of the Goddesses

Fecha: 9 de diciembre de 2013

Lugar: Auditorio Nacional

Música: Koji Kondo

Arreglos: Koji Kondo y Eiji Aonuma

Dirección: Susie Benchasil

Interpretación: Orquesta de las Américas

Ver más
Otras reseñas